INFOXICACIÓN: ¿QUÉ ES Y CÓMO PODEMOS EVITARLA?

INFOXICACIÓN: ¿QUÉ ES Y CÓMO PODEMOS EVITARLA?

RESUMEN

¿Qué es el fenómeno de infoxicación y cómo podemos evitarlo? En sec2crime ya hemos hablado en más de una ocasión sobre la revolución que supuso internet en nuestras vidas. Actualmente, casi todos tenemos acceso a él y esto ha ampliado enormemente la variedad de canales que nos permiten obtener información. Pero esta amplia variedad puede provocar una sobrecarga de información, conocida como infoxicación. Te explicamos qué es y cómo evitarlo.

PALABRAS CLAVE: Infoxicación, análisis de inteligencia, sobrecarga cognitiva, información

¿QUÉ ES el fenómeno de INFOXICACIÓN y cómo podemos evitarlo?

El término infoxicación surge de la combinación de las palabras información e intoxicación y se refiere a una sobrecarga de información difícil de soportar que provoca que al receptor le resulte complicado centrarse en una información concreta o profundizar en ella. 

Es una palabra cada vez más frecuente en nuestro vocabulario, que ha cobrado especial fuerza en los últimos años, pero lleva con nosotros un tiempo, concretamente desde el 2000. Año en el que, tal y como cuenta ‘El País’, este término fue acuñado por primera vez por Alfons Cornella, fundador de la consultora ‘Infonomía’.

EL EXCESO DE INFORMACIÓN Y LA TAREA DE ESTAR INFORMADOS

Una de las principales causas de la infoxicación es el exceso de información disponible, pero a esto, debemos sumarle la gran cantidad de información de mala calidad, poco fiable y sin contrastar a la que estamos expuestos. 

La psicología moderna habla del fenómeno de ‘sobrecarga cognitiva’ para referirse a una situación en la que el individuo intenta llevar a cabo varias tareas y su eficacia o productividad termina disminuyendo. 

En nuestro día a día, la sobrecarga informativa afecta a nuestra capacidad de concentración. Debido a los continuos flujos de información que recibimos por diferentes canales no nos da tiempo a terminar de procesar una información y ya estamos saltando a la siguiente, complicando así, la tarea de profundizar en un tema en concreto. 

Si a esto le añadimos que parte de esa información que nos llega puede estar sesgada, manipulada o ser poco fiable; el esfuerzo y tiempo que debemos dedicar se multiplica, y con ello la sobrecarga será aún mayor. Por tanto, podemos decir que este fenómeno estaría altamente relacionado con la desinformación, ya que al sufrir infoxicación dedicaríamos menos tiempo a contrastar la veracidad de la información recibida.

¿CÓMO SÉ SI SUFRO "INFOXICACIÓN"?

Uno de los síntomas más típicos y fácil de identificar de infoxicación es la lectura rápida en diagonal con la que no comprendemos totalmente lo que dice el texto. Además, según un artículo de ‘El País’, algunos síntomas de la infoxicación son los reflejados en las emociones con un aumento de la agresividad, la ansiedad, la indecisión y/o la incertidumbre. 

A estos se les puede sumar otros asociados a la ya mencionada ‘sobrecarga cognitiva’, como la disminución de la capacidad de concentración.

¿CÓMO PODEMOS EVITAR LA INFOXICACIÓN?

Para no sufrir una sobrecarga de este tipo es muy importante la capacidad de gestionar contextos de saturación de información. Pero además de nuestra capacidad (innata o trabajada), existen algunos trucos que nos pueden facilitar esta “gestión”:

INFOXICACIÓN Y EL ANÁLISIS DE INTELIGENCIA

Este cambio de paradigma del que hablábamos al principio del artículo – la expansión de internet, la accesibilidad de la información, etcétera – también ha tenido un alto impacto en la figura del analista y si queréis saber más sobre cómo esta ha cambiado, os recomiendo que leáis el artículo de la semana pasada. 

Y, teniendo siempre en mente los cambios tecnológicos acontecidos en las últimas dos décadas, existe la creencia de que el trabajo de un analista de inteligencia es recopilar la mayor cantidad de datos e información posible, pero en la mayoría de ocasiones lo importante no es la cantidad, sino la calidad de la información que obtenemos y que vamos a procesar. Es decir, resulta imprescindible en la tarea de un analista el filtrado de información y de datos.

En esta línea, entendemos que una sobrecarga informativa puede comprometer la calidad de la información ya que el analista podría ver mermada su capacidad de discernir que es relevante y qué no; y como resultado no tomar decisiones acertadas o llevar a cabo un análisis deficiente. Asimismo, una infoxicación puede llevar a un aumento del estrés y la indecisión, especialmente si tenemos en cuenta que por urgencia (u otros motivos) la extensión de los plazos que deben cumplirse en la entrega de informes de inteligencia no siempre es proporcional a la carga de trabajo que estos suponen.

Como ya se comentó en otro artículo, en el análisis de inteligencia los modelos que se utilizan para interpretar los datos no son completamente exactos como en otras disciplinas y una interpretación incorrecta puede dar lugar a realizar juicios erróneos. En definitiva, contrastar la información, atribuirla correctamente y mantener la objetividad son tres aspectos básicos del análisis de inteligencia. Sin embargo, un analista que sufra una sobrecarga cognitiva provocada por una infoxicación puede, de forma inconsciente, no ceñirse a estas normas tan fundamentales y terminar cayendo en sesgos cognitivos como los descritos en este artículo. 

CONCLUSIÓN

La “infoxicación” o sobrecarga de información tiene un efecto en las personas a nivel cognitivo que dificulta sus capacidades de concentración, de análisis, y aumenta el estrés y la indecisión. Entender esto y ser conscientes de cómo puede afectarnos la sobrecarga de información podría ayudarnos a luchar contra las dinámicas de la desinformación, de las que habló mi compañera hace unos meses.

Cabe destacar que estos efectos de la sobrecarga de información son un problema que afecta directamente a los analistas de inteligencia y que puede convertir su trabajo en una tarea particularmente complicada, ya que el pensamiento crítico es una de las aptitudes esenciales del analista de inteligencia; aptitudes, conocidas como “soft skills” de las que ya hemos hablado en sec2crime.

Por todo ello, es bueno ser consciente de este fenómeno e intentar aplicar las herramientas de las que dispongamos para limitar la exposición a información en el día a día y no alcanzar ese punto de sobrecarga.

ELENA CONTRERAS SAURA

BIBLIOGRAFÍA

Cornella, A. (s.f.). “Cómo sobrevivir a la infoxicación”. En Infonomia.com, 8. Barcelona. Consejo de Coordinación Universitaria (2006). Propuesta para la renovación de las metodologías universitarias. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia: 

Bruggemann, C. E. (2008, marzo). Mitigating information overload: The impact of «context-based approach» to the design of tools for intelligence analyst (Thesis). Naval Postgraduate School. https://www.hsdl.org/?view&did=484908

Infoxicación en la sociedad de la actualidad | Universidad UNADE. (2020, 18 mayo). Universidad Americana de Europa. https://unade.edu.mx/infoxicacion-y-su-influencia-actual/

Instituto Europeo. (2020, 2 diciembre). Infoxicación: salud, causas y medidas. Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social. https://institutoeuropeo.es/articulos/insights/infoxicacion-salud-causas-y-medidas/#:%7E:text=Infoxicaci%C3%B3n%3A%20causas,impide%20reaccionar%20a%20est%C3%ADmulos%20nuevos.

Marlin, E. M. & US Army. (2018). Using artificial intelligence to minimize information overload and cognitive biases in military intelligence (Monografía). School of Advanced Military Studies US Army Command and General Staff College Fort Leavenworth. https://apps.dtic.mil/sti/pdfs/AD1071764.pdf

Navas-Martin, M. N., Albornos-Muñoz, L., & Escandell-García, C. (2012). Acceso a fuentes de información sobre salud en España: cómo combatir la infoxicación. Enfermería Clínica, 22(3), 154–158. https://doi.org/10.1016/j.enfcli.2012.04.001

Niño González, J. I., Barquero Cabrero, M., & García García, E. (2017). Opinión pública e infoxicación en las redes: los fundamentos de la post-verdad. Vivat Academia, 0(139), 83. https://doi.org/10.15178/va.2017.139.83-94

Young, A. (2019, 18 agosto). Too Much Information: Ineffective Intelligence Collection. Harvard International Review. https://hir.harvard.edu/too-much-information/