Conflicto árabe-israelí. Desafíos Israelíes en 2021

Conflicto árabe-israelí. Desafíos Israelíes en 2021

Es un gusto compartir con ustedes el último proyecto del Área de Terrorismo y Conflictos Armados de Sec2crime.

Debido al éxito del «Anuario sobre Terrorismo Yihadista 2020», y el deseo por seguir aportando un conocimiento riguroso, les presentamos:

«Los Desafíos Israelíes».

Se trata de un proyecto colectivo en el que se ha empleado el “debate” como instrumento. Este nos ha permitido aportar información destilada y contrastada desde diferentes puntos de vista sobre temas tan sensibles y de relevancia mundial como son: Los Acuerdos de Abraham, El conflicto árabe-israelí, El reconocimiento de Jerusalén, The Peace to Prosperity (El Acuerdo del Siglo) y el extremismo religioso de Naturei Karta. 
 
La heterogeneidad de las argumentaciones, así como de las contraargumentaciones expuestas en el documento, nos han permitido adquirir un punto de vista crítico y constructivo del que queremos hacerles partícipes. (Podrán encontrar este estudio y muchos más en la sección «INVESTIGACIÓN»)

En primer lugar, partiremos por una introducción para sentar las bases y definir el objeto de debate. En una segunda fase cada uno de los expertos expondrá sus líneas argumentales en base a un “desafío israelí” que considere relevante detallar. Por último, se dará pie a la fase de las “refutaciones” en la que cada uno de los colaboradores, si así lo desean, podrán señalar puntos débiles, incoherencias o aportar nuevas evidencias y nuevos argumentos.

A diferencia de lo comúnmente establecido en un debate académico, las refutaciones no son improvisadas ni se trata de destruir el discurso contrario, sino más bien el hecho de aportar diferentes ideas y puntos de vista de cara a enriquecer y documentar al lector en temas tan sensibles cómo son: Los Acuerdos de Abraham, El conflicto árabe-israelí, El reconocimiento de Jerusalén, The Peace to Prosperity (El Acuerdo del Siglo) y el extremismo religioso de Naturei Karta.

En último término se hará una breve recapitulación de todo lo acontecido sin que se tenga lugar a “conclusiones”, quedando así el debate abierto a nuevas refutaciones del equipo inicial o cualquier otro experto que desee participar.

METODO 2.0
CONFLICTO ÁRABE-ISRAELÍ

CONFLICTO ISRAELÍ - PALESTINO, ¿DÓNDE SE SITÚA ESPAÑA?

Resulta imprescindible para poder abordar el tema, y tratar de dar una respuesta valida a esta pregunta, establecer que la relación entre España y estas regiones ha sido difusa, intermitente y cambiante, en función principalmente, de la fuerza gobernante en España en cada momento. Hay que remontarse a la época franquista para ver que la relación con Israel era nula, incluso estos últimos votaban a favor de continuar con los bloqueos a España, ante esta situación España vio en una alianza con los países árabes una salida para el desbloqueo del país, con lo que se posicionó con los palestinos. Un movimiento estratégico, ya que España confiaba en que los países árabes aprobaran en un futuro su ingreso en la ONU. De aquí en adelante, la posición de España se vio claramente comprometida, si bien es cierto que años más tarde Israel quiso acercar posturas con España, esta se veía atada de pies y manos, ya que esto sería considerado como una traición por parte de los árabes. Ante esta disyuntiva, no fue hasta el año 1986 con la entrada de España en la CEE cuando se establecieron plenas relaciones diplomáticas, especificando que este hecho no sería a costa de los derechos de los palestinos, ni causaría grietas en la excelente relación con el mundo árabe, más que hacia el gobierno israelí, iba dirigido hacía los israelíes, el pueblo, con el que se sentían ciertamente en deuda.[25] El hecho de normalizar la relación con Israel, permitió a España ser un actor clave en la supuesta “paz” o acercamiento entre Israel y Palestina, aunque esta nunca se llevo a la práctica. A pesar de este intento de normalización, España ha permanecido en la gran mayoría del tiempo del lado de Palestina, quizás las relaciones, acuerdos y el comercio hayan tenido mucho que ver, no hay que olvidar además la más que excelente relación del Rey Emérito Juan Carlos I con los países árabes.

…CONTINÚA EN EL DOCUMENTO

LOS ACUERDOS DE ABRAHAM

Los Acuerdos de Abraham son un acuerdo de paz entre Israel y Emiratos Árabes Unidos (EAU) que se produjeron el 13 de agosto de 2020 y se ratificaron posteriormente el 15 de septiembre del mismo año en la Casa Blanca (Estados Unidos). De esta manera, EAU se convertía en el primer país del golfo Pérsico en firmar la paz con Israel y en el tercer país de mayoría musulmana en hacerlo, después de Egipto (1979) y Jordania (1994). Asimismo, ambos países acordaban el establecimiento de relaciones diplomáticas y vínculos en sectores como el aéreo, el transporte y las telecomunicaciones. A cambio, Israel se comprometía, si bien solo temporalmente, a cesar sus intentos de anexionar territorios de Cisjordania a su país, como el Valle del Jordán. Debemos recordar que, como se ha señalado en el texto anterior sobre la postura española ante el conflicto, Cisjordania ha sido uno de los hotspots (puntos calientes) del conflicto palestino-israelí, estando considerada como territorio ocupado por Israel por multitud de entidades y organizaciones estatales y supraestatales. Sin embargo, Israel alega que se trata de un territorio en disputa y no una ocupación, ya que Jordania renunció a su soberanía en el año 1988 y, en realidad, no pertenece legalmente a ningún Estado. A estos acuerdos también se han querido sumar Bahréin y la República de Sudán, los cuales, a través de una declaración de intenciones en un primer momento, reconocieron a Israel como Estado. En el caso de Sudán, esta declaración se produjo días después de que este país fuera retirado del listado de patrocinadores estatales del terrorismo, elaborado por Estados Unidos. Posteriormente, los gobiernos de ambos países firmaron formalmente el acuerdo para normalizar las relaciones diplomáticas bilaterales.

…CONTINÚA EN EL DOCUMENTO

THE END OF PEACE TO PROSPERITY

UN PLAN ECONÓMICO

El “Plan para la Paz” o también conocido como “El acuerdo del siglo”, anunciado el pasado 28 de enero de 2020 por la administración Trump, ha traído consigo una gran diversidad de opiniones. Hay quienes lo consideran la “bofetada del siglo “mientras otros lo aplauden entendiendo que es la única “vía realista” a la resolución del conflicto Palestina-Israel.[50] Más que un “Plan para la Paz” podría haberse denominado “Plan económico para el fin del conflicto”. Atreverse a darle esta nomenclatura parece lo idóneo si se analiza en profundidad. En su “Marco general” el plan es definido como “el camino hacia la prosperidad, la seguridad y la dignidad de los involucrados”.[51] 

Resulta importante resaltar que lejos de ser un plan predeterminado adquiere la condición de “base” sobre el cual las partes puedan partir hacia unas futuras negociaciones que permita a ambos alcanzar la paz y desarrollar sus potenciales. Es por ello que el plan se compone de dos ejes: el marco político y el marco económico. El político se caracteriza: por un reconocimiento mutuo de el Estado de Israel y un futuro Estado Palestino, mismos derechos civiles para todos sus ciudadanos, fronteras defendibles para el Estado de Israel,[52] expansión territorial de palestina, similar a la extensión de terreno que abarca Gaza y Cisjordania,[53] enlaces de transporte entre Gaza y Cisjordania,[54] tanto israelís como palestinos no podrán ser desarraigados de sus hogares y se establecerá una capital Palestina en el Jerusalén Oriental.[55] En cuanto al económico se centra en tres pilares: Liberar el potencial económico, potenciar el pueblo palestino y mejorar la Gobernanza palestina.[56] Para ello el Peace to Prosperity facilitaría más de 50 mil millones de dólares en nuevas inversiones durante los próximos 10 años.[57] Aunque a primera vista aparezcan como bloques heterogéneos parecen confluir en uno único. 

El conflicto palestino-israelí adquiere tal complejidad que resulta inviable obviar una necesaria homogeneidad entre lo económico y lo político. Cada una de las propuestas políticas demandan una previa estabilidad económica que permita que tales puedan establecerse y con ello perdurar en el tiempo. La economía trae la paz, y la mantiene. Tras la primera Guerra Mundial aparecieron numerosos estudios académicos dirigidos a comprender los determinantes de la paz, como fomentarla y mantenerla. En sus inicios se buscaba conocer qué elementos debían estudiarse para así evitar futuras guerras, más tarde este proceso evolucionó; las guerras empezaron a entenderse como un largo proceso donde se debería trabajar tanto en su origen como en el postconflicto.[58] De este modo surgieron y se desarrollaron los estudios postconflicto. Estos estudios ponen de manifiesto que no basta con negociar la paz y firmarla, es necesario trabajar en una serie de aspectos que se hacen necesarios para el mantenimiento de la misma. La gran mayoría de los estudios siguen una misma línea de trabajo en el que la economía adquiere vital importancia.[59] 

La evidencia empírica y la literatura sugieren que las variables que influyen en la paz son muchas y no necesariamente todas observables en todo momento. Por ejemplo, la información contenida en grandes bases de datos como Codebook Uppsala Conflict Database Categorical (2006) registra un total de 197 variables, pero solo cerca del 37 % se pueden clasificar, con criterios socioeconómicos, como importantes en la determinación de una paz duradera. En consecuencia, debe agruparse en unas pocas variables con alto poder de impacto en la paz de una sociedad.[60] 23Según autores como Collier y Hoeffler (2005) [61] y Djankov y Reynal-Querol (2007)[62], la pobreza es la causa principal para que se inicien o reinicien conflictos armados internos. (…) el fracaso del desarrollo económico es la causa raizal primaria del conflicto. Países con ingresos per cápita bajos, estancados y desigualmente distribuidos, que han permanecido en eterna dependencia de productos primarios para sus exportaciones, confrontan riesgos peligrosamente elevados de conflicto prolongado. (Collier et al., 2004, p. 89). 

Así pues parece ser que existen factores económicos que mantienen una estrecha relación con el sometimiento de la paz. [63]Un manejo económico adecuado es condición necesaria, pero no suficiente, para la reconstrucción y sostenibilidad de la paz.[64] De este modo el “Peace to Prosperety” es un cimiento sólido sobre el que construir un proceso de paz. La inversión de más de 50 mil millones de dólares[65] se destinarían dentro el marco de los “factores económicos necesarios” que los expertos determinan como relevantes para una paz dura.

LA ERA BIDEN

…CONTINÚA EN EL DOCUMENTO

JERUSALÉN: LA LLAVE DE ORIENTE MEDIO

ANTECEDENTES

Jerusalén es una de las ciudades más antiguas del planeta y, precisamente, en esa antigüedad se basan las respectivas reclamaciones entre las partes beligerantes del conflicto a día de hoy. El Estado de Israel basa su prerrogativa en ser el pueblo más antiguo que actualmente está asentado en la región. Las escrituras bíblicas mencionan cómo los pueblos hebreos llegaron a la tierra de Canaán en torno al año 1.400 a.C y manifiestan que las raíces del pueblo de Israel ya se encontraban en el valle del Jordán antes de la llegada de los pueblos musulmanes. En contraposición a esta dialéctica se sitúa la postura del pueblo palestino. En esta ocasión, se alude a la arqueología para refutar el argumento de Israel e indicar que no existe evidencia arqueológica suficiente que demuestre una antigüedad hebrea en la región anterior a la llegada del pueblo árabe. Además, se presenta la imposición del Estado de Israel como un neocolonialismo encubierto que obedece a satisfacer las expectativas que Occidente tiene depositadas en Oriente Medio. 

Desde finales del siglo XIX, los judíos, ampliamente perseguidos y sitiados de toda la geografía mundial, mostraron su interés por asentarse en el territorio de Palestina. Del poco más de medio millón de personas que habitaban el área en esta cronología, tan solo el 5% eran judíos. Años más tarde, tras la Primera Guerra Mundial, La Sociedad de Naciones asignó a Gran Bretaña el Mandato Colonial en la región. Entre 1922 y 1947 Palestina fue gobernada por los ingleses que no solo toleraron la inmigración judía, sino que incluso la estimularon. Los palestinos, por su parte, reaccionaron con violencia contra los invasores.[68] Desde finales de 1947, la resolución 181 (II) de Naciones Unidas acordó la partición de palestina en tres áreas diferenciadas: Estado judío, Estado árabe y una zona bajo control internacional. Esta resolución nunca llegó a aplicarse de manera efectiva y en mayo de 1948 se sucedió la autoproclamación del Estado de Israel. Las principales consecuencias de la proclamación del Estado fue la Primera guerra árabe – israelí y la partición de la ciudad de Jerusalén. Después de más de siete décadas, el conflicto no muestra atisbos de solución. 

 

LA ADMINISTRACIÓN DE JERUSALÉN

…CONTINÚA EN EL DOCUMENTO

EL EXTREMISMO RELIGIOSO: EL CASO DE NATUREI KARTA

EL EXTREMISMO RELIGIOSO

El extremismo religioso se ha caracterizado por empeñar formas alternativas de vida y visiones de la sociedad que se especifican a través de la promulgación de prácticas, acciones, actitudes y comportamientos que avalan los pilares de sus correspondientes. En estas, la eliminación de la tolerancia y en algunos casos, la utilización del terrorismo como un medio para alcanzar sus objetivos que se enfocan en la imposición de la fe dentro de la sociedad, forman parte del modus operandi de aquellos que se involucran en estas corrientes. Bajo este escenario, el judaísmo hace su participación con la corriente ultraortodoxa, la cual forma parte de las tres principales vertientes de la religión, siendo el tradicionalismo y el reformismo, las restantes. Estos, entendiéndose como uno de los extremismos presentes en la religión judía, son reconocidos bajo el nombre en hebreo de Jaredíes, palabra que se traduce como “aquellos que tiemblan en la presencia de Dios”. [73] Este sector conservador y extremista de la religión judía, se ha caracterizado por su exclusividad a la práctica obligatoria y contundente de la lectura de la Torá, una fuerte reivindicación al machismo que se plasma en el rol que recibe la mujer en el hogar y en la familia, desempeñándose únicamente las tareas domiciliarias como las habilitadas. [74] Como una de sus principales características, la ultraortodoxia suele rechazar en diferentes formas a la corriente nacionalista y política del sionismo. Esta práctica, ha llevado al surgimiento de una amplia variedad de grupos judíos que comparten esta postura de no reconocimiento hacia la legitimidad del Estado de Israel por diferentes motivos.

NATUREI KARTA

Este es el caso de Naturei Karta, una organización de carácter ultraortodoxa, extremista y antisionista que promueve una visión teológica sobre la fundación del presente Estado de Israel y que se ha dado a reconocer al mundo por sus diferentes manifestaciones activas en contra del mismo y otros actos de índole violento. Sus miembros, quienes abogan por la creación de un Estado judío que únicamente será reconocido y accedido con la llegada del mesías a la Tierra Santa, se ven como la máxima autoridad y representación religiosa sobre el sionismo y por ende, sobre el Estado de Israel.

…CONTINÚA EN EL DOCUMENTO

PARA VER LAS CONCLUSIONES DEL DEBATE DESCARGA EL DOCUMENTO AQUÍ:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *