OPERACIÓN LIBRE HIDALGO

Autor: Diego Gaspar Azparren

Resumen

En el año 2006, según Resolución del Consejo de Seguridad 1701, de 11 de agosto, nació la participación de España dentro del marco de las Fuerzas Provisionales de las Naciones Unidas en el Líbano, la Operación Libre Hidalgo.

Esta puesta en escena por parte de Naciones Unidas viene a colación del conflicto que se viene llevando hace décadas entre Israel y el propio Líbano. La gota que colmó el vaso en esta contienda fue en julio de 2006, cuando milicianos de Hezbollah, partido de Dios, realizaron una incursión en territorio judío matando a 8 soldados de las IDF, Israel Defense Forces, y capturando a dos más. Debido a ello, Israel bombardeó el sur del Líbano por más de 30 días dejando más de un millar de muertos (Melero, E. 2014).

Debido a este suceso nació la participación de España en esta Misión de Paz: la Operación Libre Hidalgo.

Palabras clave: Líbano, Libre Hidalgo, misión internacional, blue line, ayuda humanitaria.

 

Participación de España

Como se ha mencionado en el primer párrafo, España comenzó su periplo en el Líbano en el año 2006, concretamente en septiembre de ese año. La Brigada de La Legión sería la encargada de dar el pistoletazo de salida a esta misión, la Operación Libre Hidalgo, cuyo objetivo principal sería y es, ser una fuerza de interposición en la “Blue Line”, que es la línea que delimita el espacio fronterizo entre un país y otro y la “Technical Fence”, que es la valla que delimita, junto a la “Blue Line” los diferentes territorios.

Las principales tareas que están realizando los miembros de la misión Libre Hidalgo son:

  • Monitorizar el cese de las hostilidades
  • Acompañamiento y apoyo a las fuerzas armadas libanesas en su despliegue en el sur del Líbano
  • Coordinación de actividades con los Gobiernos del Líbano e Israel
  • Asistencia para ayudar a garantizar el acceso humanitario a las poblaciones civiles y el regreso voluntario de las personas desplazadas
  • Ayudar a las fuerzas armadas libanesas a adoptar medidas para establecer entre la Línea Azul y el río Litani una zona libre de todo personal armado
  • Ayudar al Gobierno del Líbano, a petición suya, a asegurar sus fronteras y otros puntos de entrada para impedir la entrada de armas o material conexo sin su consentimiento (EMAD, 2019).

 

Dimensión humanitaria de la Misión

Según Melero, en su artículo “España en el Líbano: en la Operación “Libre Hidalgo”: “Se dedican anualmente 500.000 euros a proyectos de impacto rápido, lo que supone el 0.3% del presupuesto gastado por el Ministerio de Defensa en la Operación”. Uno de los proyectos más ilusionantes, tiene que ver con la educación a la población más pequeña del país, las clases de español. El Programa Cervantes “se ha llegado a impartir en 14 centros de 9 localidades con 220 alumnos y cerca de 50 clases semanales”.

Otro programa cívico-militar que se está dando en las últimas rotaciones es el “Sancho Panza”. Este proyecto sirve para dar a conocer la cocina española fuera de nuestras fronteras, el programa “Almazara” para ayudar a los agricultores y darles apoyo en el cultivo del olivo o el “Bachiller Carrasco” de apoyo al personal docente en el ámbito de la enseñanza psicológica (Moncloa, 2021).

En los últimos años, España ha enviado ayuda humanitaria, alimentos y material sanitario, en diferentes aviones A-400, el último de ellos el pasado 29 de junio. Una vez que llegan a Beirut, capital del Líbano, el material se distribuye en las diferentes bases que operan en el sur del país. Una de las misiones que se realiza, es acompañar a las unidades CIMIC, Cooperación cívico-militar, en las que suelen ir incluidas una ambulancia con personal sanitario y otros vehículos ligeros y pesados para dar agua, mantas, colchones, ropa…  Esta unidad va acompañada de, al menos, dos vehículos de protección. 

Por otro lado, los Ingenieros y Zapadores del ejército, se afanan en ayudar a reconstruir zonas del país asiático. Desde levantamiento de muros, pasando por mejoramiento de las carreteras existentes o realización de otras, reconocimiento de zonas para conocer el estado de una estructura y si ésta está libre de explosivos, hasta la construcción de elementos beneficiosos para la población local.

 

Medios y vehículos

Desde el año de inicio de la misión UNIFIL y la incorporación a la misma del contingente español, España comenzó a usar vehículos tipo VEC y BMR (Vehículo exploración de Caballería y Blindados Medios de Ruedas). En el año 2009, recibió 120 vehículos tipo Lince. Este vehículo ha demostrado ser muy útil para las misiones que realizan las Fuerzas Armadas (Fernández, J. 2019).

Los VEC y BMR, son vehículos que fueron muy útiles para el inicio de la Misión ya que se requería recorrer distintas zonas con cierta velocidad y a la vez tener una capacidad de protección y armamento preciso para poder defender su posición.

Más adelante, se dieron cuenta de que una de las formas de atentar que realizaban los miembros de Hezbollah era a través de IED’s o artefactos explosivos caseros. Los situaban en las carreteras y eran de dos formas: o con un plato de presión o a través de un triggerman o tirador selecto, que realizaba una predicción ayudada con piedras en el camino o maderas, bolsas u otros útiles, para tener un punto de mira cercano al paso de los vehículos que querían explosionar. Por ello, cuando se recibieron los vehículos Lince las tropas españolas se regocijaron. El Lince tiene un sistema de difusión de la deflagración de la explosión en V. Esto significa que cuando explosiona un IED al paso de los vehículos de la coalición la explosión no se dirige a un único punto, sino que se dispersa gracias a este sistema.

 

Valoración de la Misión

Según el Barómetro realizado en el año 2013, por el Real Instituto Elcano, en cuanto a la valoración de la Misión militar en el Líbano, un 39,1% de los encuestados mencionaron que la intervención española era positiva o muy positiva, mientras que el 36,7% era negativa o muy negativa.

A nivel económico, la Operación Libre Hidalgo está generado, desde el año 2006-2013, un gasto anual de alrededor de 180 millones de euros.

 

Diego Gaspar Azparren – Criminólogo

Área de Defensa Nacional de Sec2Crime

 

Bibliografía