resumen

No hay dos huellas dactilares iguales, ni entre personas ni entre los dedos de uno mismo, por ésto y unido a lo ágil y su economía lo convierten en el sistema rey de identificación. Se basa en el estudio del número, forma y distribución de las crestas papilares, generalmente las de la mano.

Palabras clave

Lofoscopia, dactiloscopia, crestas papilares, huellas, núcleo, deltas.

¿Qué es la dactiloscopia?

Es el estudio de las impresiones que dejan los pulpejos de los dedos manchados de alguna sustancia sobre una superficie. Son siempre diferentes ya sea entre personas o entre dedos de la misma persona. Es un método muy útil puesto que es irremplazable para los casos de identificación de cadáveres, económico, internacional, simple, exacto para cualquier sexo o edad…

Dentro de los métodos lofoscópicos, que estudian las crestas papilares[i] (relieves epidérmicos que forman dibujos visibles en las caras palmar de las manos y plantar de los pies y están separadas por finos surcos), la dactiloscopia es el más usado con diferencia, sin embargo, hay otros métodos[ii] como la quiroscopia es (impresiones palmares) o la pelmatoscopia (las impresiones plantares).

características de las huellas dactilares:

  • Permanentes: aparecen a los 100/120 días de la vida intrauterina y son nítidas desde el 6º mes hasta muy avanzada la putrefacción.
  • Genéricas: las poseen todos los humanos y similares a los cuadrumanos.
  • Infalsificables: crece proporcionalmente con el desarrollo físico sin alterar el número, grado de curvatura ni situación de las crestas. No pueden manipularse ni imitarse fácilmente, como se demostró con el famoso ladrón John Dillinger[iv], quien se operó las crestas pero se le capturó porque se regeneraron.
  • Clasificables: ofrecen una serie de combinaciones para el archivo, pudiendo leerse cada dedo por separado y reducirse a una fórmula.
  • Identificables: la huella en general y los poros y perfiles de las crestas en particular, contienen elementos individualizadores.
  • Imprimibles: permiten calcarse con sencillez y economía.
  • Fácil interpretación: se entienden universalmente por la observación directa.
  • Inalterabilidad[v]: no se modifican ni por enfermedad ni lesiones, a no ser que afecten a las capas profundas de la dermis, produciéndose entonces una reparación cicatrizal. Casos como la lepra borra o deforma las huellas dactilares, pero al mejorar la enfermedad reaparecen de nuevo.
  • Variabilidad: aunque no esté demostrado con valor absoluto, estadísticamente no existen dos dactilogramas iguales. Los hijos, al igual que los gemelos monovitelinos, presentan un sistema general igual a sus padres pero se diferencian en los puntos característicos.

SISTEMAS DE CRESTAS:

Conjunto de crestas agrupadas por su paralelismo entre sí, por su forma y por su situación en el dactilograma. Pueden ser:

  • Sistema basilar: conjunto de crestas más o menos paralelas al pliegue de flexión. Forman la base del dactilograma. La limitante basilar es la cresta más alta del sistema basilar.
  • Sistema marginal: conjunto de crestas que forman el margen del dactilograma. Parten de un costado del dibujo, ascienden arqueándose hacia la zona ungueal (margen superior) y descienden tendiendo a desaparecer por el costado opuesto. La limitante marginal es la cresta más inferior del sistema marginal.
  • Sistema nuclear: conjunto de crestas situado en la región central del dactilograma, entre los sistemas basilar y marginal, no siempre está presente. La limitante nuclear es la cresta más externa del sistema.

El delta es la figura generada por la fusión de los tres sistemas de crestas (basilar, marginal y nuclear). Su estudio es fundamental a la hora de clasificar el dactilograma, dando lugar por el número de deltas a adeltos (carecen de deltas), monodeltos (un solo delta) o bideltos (dos o más) o por su situación respecto al núcleo (en los casos de monodeltos), distinguiendo entre dextrodeltos, (situados a la derecha del núcleo desde la perspectiva del observador) o sinistrodeltos, (situados a la izquierda).

NÚCLEO

Conjunto de crestas agrupadas por su paralelismo y que están situadas en el sistema nuclear. Por su número se pueden clasificar en:

  • Anucleados: no presentan núcleo ni delta, por lo tanto son adeltos.
  • Mononucleados: presentan un solo núcleo que puede ser ansiformes (en forma de asa encajadas unas en otras, generando monodeltos) y verticilares (curvas en forma de círculos, elipses, espirales… generando bideltos).
  • Binucleados: se asocian dos núcleos, pudiendo ser o bien biansiformes, por la combinación de dos núcleos ansiformes, uno de los cuales es de “asas volteadas” y se superpone al núcleo normal y generan bideltos, o bien mixtos.
  • Polinucleados. Formados por la asociación de más de dos núcleos. Generan siempre

Los puntos característicos:

Son variaciones morfológicas de las crestas papilares que, según su forma. Los más comunes:

  • Abrupta: punto donde termina o comienza una cresta.
  • Bifurcación: punto donde una cresta (leída de izquierda a derecha) se abre en dos.
  • Convergencia: al revés que la bifurcación, dos crestas paralelas se funden en una sola.
  • Punto: cresta tan larga como ancha.
  • Fragmento: cresta de corto recorrido.
  • Interrupción: pequeña discontinuidad en una cresta.
  • Ojal: bifurcación inmediatamente combinada con una convergencia.
  • Empalme: cresta corta que enlaza dos que van paralelas.
  • Secante: dos crestas que se cortan en aspa.

CASOS DE NECROIDENTIFICACIÓN POR DACTILOSCOPIA:

Para el “Caso del Ebro” en el que apareció un cadaver casi momificado, sirvió a la identificación (aunque complementariamente con el estudio de los huesos). En el caso de atentados terroristas como el 11-M, las huellas son importantes ya que no hay generalmente mutilaciones como puede pasar en accidentes aéreos. El 76% se identificó por dactiloscopia, el 16% por ADN (más lento y caro) y el 8% por pruebas odontológicas en las primeras 48 horas. En el siniestro del avión de SPANAIR, el porcentaje se redujo al 42%.

FORMULACIÓN DECADACTILAR:

Es una serie ordenada de letras y números que representan el tipo de dactilograma que una persona tiene en cada uno de los dedos de sus manos. Se redacta en forma de un quebrado que consta de diez elementos, en el numerador se anota el símbolo que representa el tipo de dactilograma de cada dedo y el denominador se reserva para una subfórmula.

En los cinco primeros elementos se representa la mano derecha y tras un guión, la mano izquierda, comenzando en cada mano por el pulgar y siguiendo su orden (pulgar, índice…) Por eso, al pulgar derecho se le llama también dedo nº1, al índice derecho dedo nº2 y así hasta el auricular izquierdo, que es el nº10. Los pulgares se representan con una letra mayúscula y el resto de los dedos se representan con un número. 

En cuanto a la subformulación, en el caso de X y de 0, no se subfórmula:

  • Adeltos:
    • Arciformes o puros: las crestas se van arqueando desde el pliegue de flexión a la región ungueal. Se pone la letra “a”.
    • Piniformes y pseudodélticos: presentan una figura déltica en la zona media del dactilograma que les da forma de pino o un delta no efectivo. Se pone la letra “p”.
  • Monodeltos: se escribe el número de crestas que atraviesan una línea artificial (“línea de Galton” o deltocentral) que va desde el punto déltico al punto central, sin contar el delta.
  • Bideltos: consiste en una letra que indica la posición del delta izquierdo respecto al derecho, pudiendo darse:
    • Que la cresta pase entre el núcleo y el delta derecho, en cuyo caso se llama intradelto o interno y en la subfórmula se pone la letra “i”.
    • Que la cresta forme la limitante basilar del delta derecho, llamándose mesodelto o medio y se pone la letra “m”.
    • Que la cresta pase por debajo del delta derecho y se llama extradelto o externo, poniéndose la letra “e”.

La coincidencia de dos dactilogramas en fórmula y subfórmula no implica que procedan del mismo individuo. La formulación es sólo un sistema de clasificación que permite ordenar las tarjetas. Sirve, en consecuencia, para descartar las que no coincidan con lo que buscamos y seleccionar las que, de momento, si lo hagan.

La identificación sólo se alcanza por comparación directa del dibujo dactiloscópico cuyo origen se cuestiona con el dibujo dactiloscópico indubitado.

Formalmente cuando se establece la identificación se comprueba que entre ellos no existe ninguna desemejanza natural y que en ambos se localizan un mínimo de ocho puntos característicos, en determinadas excepciones, y como norma general, doce puntos característicos comunes, es decir, coincidentes en forma, posición y orientación.

Gonzalo Pérez Bayón

Criminólogo y Mediador

BIBLIOGRAFÍA

  • DORADO E,  SÁNCHEZ JA, Lo que cuentan los muertos, Planeta Barcelona, 2015, p. 25
  • DORADO E SÁNCHEZ JA, Lo que …  op., cit., p. 30
  • DORADO E y SÁNCHEZ JA, Lo que …  op., cit., p. 43
  • DORADO E, SÁNCHEZ, JA, Lo que cuentan los muertos, Planeta, Barcelona, 2015, p. 174
  • VILLANUEVA E, CASTILLA J, “Identificación del cadáver” Medicina legal y toxicología de Gisbert
    Calabuig, Barcelona 2004 Masson, p 1289-1291
  • Extraído de internet. Instituto Nacional de Investigación Forense:
    https://www.facebook.com/inifperu/posts/d41d8cd9/4716722791701615/
  • Extraído de internet: http://ellegadoenlascenadeldelito.blogspot.com/2014/05/puntos-caracteristicos-de-
    las-huellas.html
  • DORADO E, SÁNCHEZ JA, Lo que cuentan los muertos, Planeta Barcelona, 2015, p. 25
  • DORADO E SÁNCHEZ JA, Lo que … op., cit., p. 30
  • DORADO E y SÁNCHEZ JA, Lo que … op., cit., p. 43