Resumen:

La entrada y ampliación de los socios de la OTAN es una de las cuestiones más comentadas tras el inicio de la crisis de Ucrania, cuestionando el formato y programa de entrada en la Alianza y valorando la posibilidad de entrada de Ucrania.

Palabras clave: OTAN, ampliación, aliado, Ucrania

Desde la entrada ilegítima de Rusia en territorio ucraniano y la escalada de tensión de la que hemos sido partícipes en el último mes, hay una incógnita que aún no ha obtenido respuesta: ¿Por qué la entrada de Ucrania en la OTAN provoca la negativa rusa? y ¿sería posible esta entrada? Para poder valorar esta posibilidad, primero debemos comprender el proceso de ampliación de la Alianza.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es una alianza de carácter militar compuesta actualmente por 30 Estados miembros, todos ellos constituyendo un sistema de defensa colectiva. Bajo el artículo 10 del Tratado Atlántico Norte, firmado en Washington DC el 4 de abril de 1949, se indica la posibilidad de ampliación por acuerdo unánime, es decir, siempre y cuando todos los socios actuales estén de acuerdo. 

Además de la unanimidad, este artículo del tratado presenta otras limitaciones a la adhesión de nuevos países; tan solo aquellos Estados que sean parte del continente europeo podrán entrar a formar parte de la Alianza. Asimismo, estos países deben estar en “condiciones de favorecer el desarrollo de los principios del presente Tratado y de contribuir a la seguridad de la zona del Atlántico Norte.”  (NATO, s.f).

Aunque las limitaciones planteadas por el artículo 10 del Tratado Atlántico Norte presentan un escenario complejo de entrada para los países interesados, la propia Alianza desarrolló un Plan de Acción para Socios (MAP, por sus siglas en inglés), un programa de asesoramiento, asistencia y apoyo práctico sin perjuicio de influir en la potencial afiliación. Este programa, creado con posterioridad a la firma y entrada en vigor del Tratado previamente mencionado, ha sido la guía y ayuda para Estados miembros de la alianza en su proceso de adhesión. Cabe destacar la entrada de la República de Macedonia del Norte, miembro de la OTAN desde marzo de 2020 e integrante del programa MAP desde 1999 (NATO, 2020).

Este caso mencionado sorprende a primera vista por el amplio tiempo que transcurre desde la entrada al programa MAP y la posterior entrada oficial a la Alianza, demostrándose que, aunque el sistema parezca sencillo, no siempre es posible la ampliación de la alianza militar. En la actualidad, Bosnia y Herzegovina forma parte de este programa, presentando anualmente su programa nacional con las prospectivas y preparativos necesarios en caso de adhesión. Adicionalmente, el programa organiza reuniones y seminarios con expertos militares y civiles de la OTAN de varios campos,  brindando a los potenciales socios oportunidades para discutir una variedad de temas de su interés.

En la actualidad se valoran diversas hipótesis sobre la posibilidad de admitir a Ucrania como nuevo miembro tras la escalada de tensión, pero, ¿cuales son las razones por las que hasta la fecha no ha entrado el país de Europa del este?

A nivel económico, la inestabilidad en la estructura interna del país y reconocida  corrupción oficial de Ucrania no han trasladado la seguridad necesaria a los miembros de la Alianza para valorar su ingreso. Aunque el aspecto económico no es uno de los pilares centrales en el proceso de adhesión, las imperfecciones de su estructura militar y la ausencia de control en sus fronteras añade más reticencia a la Alianza en el proceso de valoración de su candidatura. Los aspectos anteriormente mencionados son aquellos que, previo a la actual crisis, no permitían la oficialización de su entrada en la OTAN. Actualmente destacan las demandas del presidente ruso en las negociaciones, quien traslada un aumento en las tensiones y empeoramiento del conflicto si la membresía del país en cuestión se oficializa. 

El proceso de ampliación de la OTAN ha demostrado ser uno de carácter complejo, que requiere de amplios periodos de tiempo y preparación para poder hacer oficial la entrada de los países interesados. Los requisitos necesarios, complejos y variados, limitan la capacidad de entrada, y, como en el caso de Ucrania, factores externos también pueden peligrar la adhesión a la OTAN. 


Ana María Martín Elvira

Consultora de Asuntos Públicos en ATREVIA

Colaboradora en el área de Defensa de Sec2Crime

Referencias