Introducción

El Ejército de Tierra desplegó en septiembre de 2006 en tierras libanesas. Con ello, se han cumplido más de 15 años de misión, en los que España ha contribuido con la paz y la estabilidad dentro de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en el Líbano (FINUL). La presencia de la coalición en la frontera con Israel ha permitido salvaguardar la seguridad, dentro de la calma tensa que vive el país debido al enfrentamiento con su potencial enemigo Israel.

Sin embargo, la crisis que atraviesa Líbano en la actualidad, a nivel económico y político, complica aún más encontrar una salida y mantiene enquistado un problema que se viene arrastrando desde el pasado. La ayuda internacional sigue siendo necesaria para mantener la estabilidad del país, que atraviesa, de nuevo, páginas negras dentro de su historia. 

Palabras clave

Líbano, Ejército de Tierra, Misiones, Fuerzas Armadas, España.

Origen de la misión

Sobre la operación

La operación de España se enmarca dentro de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL). Los cascos azules velan por la seguridad en el sur del país para evitar enfrentamientos en la frontera con Israel.

La misión se divide en dos sectores: el Oeste, bajo mandato italiano, donde se ubica el Cuartel General de Naciones Unidas; y el Este, al mando de las Fuerzas Armadas españolas.

El principal cometido es evitar el enfrentamiento entre la organización terrorista Hezbollah e Israel y apoyar a las Fuerzas Armadas Libanesas (LAF, en sus siglas en inglés) para mantener el orden y la estabilidad en la frontera. (Ministerio de Defensa, s.f.)

La labor de España

Los primeros militares españoles llegaron a tierras libanesas en septiembre de 2006 para cumplir los cometidos de la misión “Libre Hidalgo”. La base “Miguel de Cervantes” se encuentra localizada en las proximidades de Marjayoun y acoge el grueso de la aportación española en el Sector Este. No obstante, hay otras posiciones en determinados puntos estratégicos, que sirven de apoyo y cuentan con la presencia de militares españoles. Por su parte, en el Cuartel General de la misión, en Naqoura, en la zona Oeste, también hay personal de las Fuerzas Armadas españolas.

Los militares realizan patrullas, tanto a pie como en vehículos, para mantener la seguridad en la “Blue Line”, sobre todo en aquellos puntos calientes que cuentan con precedentes de enfrentamientos entre ambos países. Además de ello, realizan reconocimientos, establecen observatorios o actividades de colaboración con las LAF.

El contacto con la población es permanente y facilita la labor de los españoles desplegados en la zona. Para ello se desarrollan diferentes programas que facilitan las relaciones cívico-militares. El más importante es el Programa Cervantes, que promueve la enseñanza del castellano.

Se trata de una de las misiones de paz más importantes. La operación “Libre Hidalgo”, actualmente, es una de las más numerosas en cuanto a personal desplegado, con aproximadamente 650 militares. No obstante, se llegó a superar el millar de militares españoles.

 

La resolución de Naciones Unidas

El 11 de agosto de 2006, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprueba una resolución para resolver el enfrentamiento entre Israel y Líbano, especialmente con la organización terrorista Hezbollah. Las hostilidades habían causado centenares de muertos y heridos, además de grandes daños en infraestructuras civiles.

El Consejo cuenta con cinco miembros permanentes (China, Rusia, Estados Unidos, Reino Unidos y Francia) y diez no permanentes, con carácter rotatorio. Tanto los miembros como los no miembros pueden participar, sin derecho a voto, en las deliberaciones del Consejo, siempre y cuando sean parte de la controversia que se está tratando. (Naciones Unidas, s.f.)

En aquellos momentos, ambos países adoptaron un alto al fuego. Sin embargo, las hostilidades no cesaron y tanto Hezbollah como Israel violaron la Resolución 1701 (Parlamento Europeo, 2006). El compromiso era el cese total de las hostilidades entre ambas partes.

La crisis que atraviesa Líbano

Situación actual

Líbano atraviesa una importante crisis económica, una de las peores del mundo desde el siglo XIX (Europa Press, 2021). En solamente dos años, la libra libanesa ha perdido el 90% de su valor frente al dólar (France24, 2021). Desde el 2018 ha experimentado una caída de, aproximadamente, el 40% del Producto Interior Bruto per cápita.

La devaluación de la moneda ha provocado, por ejemplo, que todo aquel que quiera disponer de sus ahorros del banco habría perdido una parte importante de su poder adquisitivo. Con una devaluación del 84%, solo obtendrían un 16% de su valor inicial.

A todo ello se añade la inestabilidad política que ha vivido el país, tras permanecer más de un año sin Gobierno. Finalmente, el 10 de septiembre, se firmó un decreto para la formación de un nuevo ejecutivo, presidido por el multimillonario Najib Mikati (La Nación, 2021), como primer ministro, cargo que ya había ocupado anteriormente en dos ocasiones.

No obstante, parece que este nombramiento no ha permitido, por el momento, sacar a Líbano de la difícil situación económica en la que se encuentra. Los constantes boicot al Consejo de Ministros por parte de algunos de sus miembros están haciendo más difícil la posibilidad de tomar decisiones. (Guzelian, 2021)

La situación que atraviesa Líbano, con un desplome abismal de la economía, suele ser propia de países en guerra, tal y como ha reconocido el Banco Mundial.

En definitiva, la crisis económica y política que atraviesa Líbano en la actualidad complica aún más encontrar una salida a los problemas que ya tenía el país. Esto reafirma, que aún está lejos del progreso y de abrirse paso a un futuro esperanzador.

¿Cómo afecta la crisis actual a la misión?

La población que reside en el sur del país, principalmente en las localidades más próximas a la Base “Miguel de Cervantes”, se caracteriza por la colaboración familiar. Esto hace que, en situaciones como la actual, se estrechen aún más los lazos humanitarios entre ellos.

Los militares, por su parte, promueven proyectos de impacto rápido en los diferentes pueblos, que van desde aquellos de naturaleza energética hasta otros de apoyo en el suministro de agua, salud o iniciativas educacionales. Aunque la misión, tal y como está contemplada, impide la entrega de ayuda humanitaria, se ha tratado de explotar otros resortes amparados por la legislación, como las acciones de carácter cívico-militar (Pulido, 2021). De este modo, se ha podido apoyar a la población en aquellos aspectos en los que presentan mayores carencias. Además, los españoles desplegados en la zona realizan donaciones de material escolar o deportivo; entre otros.

La situación ha provocado que el esfuerzo operativo realizado por los militares haya tenido que ampliarse más allá del realizado en la propia “Blue Line” hasta las grandes colas en las gasolineras, manifestaciones, disturbios y bloqueos de carreteras.

Un punto de situación de la misión

La Brigada “Canarias” XVI aporta el grueso del contingente español en el Líbano en la actualidad. En noviembre iniciaba la operación “Libre Hidalgo” XXXVI, completada por otras unidades del Mando de Canarias.

Aproximadamente 600 efectivos de la Brigada, de las Comandancias Generales de Ceuta y de Melilla y del Regimiento de Transmisiones nº 22 permanecerán en el país cumpliendo los cometidos de la misión durante seis meses, hasta la llegada de la próxima rotación. Se trata de la segunda vez que el Mando de Canarias genera el contingente español en la zona.

Por delante les quedan meses de trabajo para afrontar los nuevos escenarios que les deparan en el país.  

Conclusiones

  • La labor de España prosigue en tierras libanesas, dando continuidad a la labor que empezaron los primeros militares desplegados en septiembre de 2006.
  • Líbano ha registrado una de las peores crisis económicas de su historia, según el Banco Mundial, lo que dificulta al país su progreso y estabilidad.
  • La situación política impide que se puedan adoptar medidas orientadas a la recuperación económica del país.
  • Las vulnerabilidades de Líbano y su conflicto con Israel persisten y hacen que el conflicto permanezca enquistado en el tiempo.
  • Los militares utilizan las labores de carácter cívico-militares para apoyar a la población y orientar los proyectos que se ejecutan a las necesidades más importantes de los libaneses.
  • La crisis que atraviesa Líbano en la actualidad complica aún más encontrar una salida y mantiene enquistado un problema que se viene arrastrando desde el pasado. 

Felipe Pulido Esteban

Colaborador de Sec2Crime en el Área de Defensa y Fuerzas Armadas
Diplomado en Altos Estudios de la Defensa Nacional por la ESFAS
Licenciado en Periodismo

Bibliografía

Europa Press. (1 de 6 de 2021). Obtenido de https://www.europapress.es/internacional/noticia-banco-mundial-dice-crisis-economica-libano-peores-nivel-mundial-mediados-siglo-xix-20210601111157.html

France24. (19 de 3 de 2021). Obtenido de https://www.france24.com/es/medio-oriente/20210319-devaluacion-moneda-libano-siria-libia

Guzelian, A. M. (31 de 12 de 2021). El Confidencial. Obtenido de https://www.elconfidencial.com/mundo/2021-12-31/libano-crisis-economica-social-elecciones-2022_3351927/

La Nación. (5 de 10 de 2021). Obtenido de https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/quien-es-najib-mikati-el-magnate-elegido-para-sacar-a-libano-de-la-peor-crisis-de-su-historia-nid05102021/

Ministerio de Defensa. (s.f.). Obtenido de https://www.defensa.gob.es/misiones/en_exterior/actuales/listado/libano-finul.html

Naciones Unidas. (s.f.). Obtenido de https://www.un.org/securitycouncil/es

Parlamento Europeo. (11 de Agosto de 2006). Obtenido de https://www.europarl.europa.eu/meetdocs/2004_2009/documents/dv/120/120906/120906res1701_es.pdf

Pulido, F. (11 de 2021). La mano tendida sobre Líbano. Tierra, pág. 13.