El fútbol es el deporte más conocido del mundo, tanto es así que, en la temporada 2019/2020 “los ingresos de la Liga se sitúan en 3.117 millones de euros, viéndose superado por la Bundesliga con 3.208 millones de euros”.

Si tomamos en cuenta estas cifras tan elevadas podemos darnos cuenta de que existe una puerta abierta al intercambio de elevadas cantidades de dinero de unos países a otros pudiendo suponer un alto riesgo para blanquear.

CASOS REALES

Kia Joorabchian

Nacido en Irán y ciudadano británico. Es conocido como “el falso agente” y su nombre suele aparecer cuando hay un gran fichaje en los equipos europeos. Obtuvo su crecimiento empresarial de la mano del ruso Boris Berezovsky y de un georgiano llamado Arkady Patarkatsishvili, dos personas con muchísimo poder adquisitivo e influencia empresarial.

Kia es conocido “en el mundo del fútbol porque siempre ha formado parte como intermediario entre clubes, jugadores y agentes (….) destacando entre otros el Liverpool, el Inter de Milán, la Juventus, el Real Madrid, el Barcelona, etcétera”.

En 2015 se conoció la noticia de que Brasil había ordenado la detención de Kia, por ser representante del fondo de inversiones MSI (que a su vez era el propietario de Corinthias), y también de los dirigentes del club, quienes fueron procesados por el delito de blanqueo de capitales mediante el intercambio de diferentes jugadores.

Alexander Martins y Reinaldo Pitta

Ambos eran agentes de Ronaldo y fueron juzgados por enviar 34 millones de dólares a Suiza ilegalmente, reincidiendo en esta modalidad delictiva ya que en 2005 habían sido detenidos también como presuntos responsables de una organización dedicada a la evasión fiscal y al lavado de dinero. 

Roman Abramovich

Otro caso muy sonado es el de Abramovich. Propietario del Chelsea, y sospechoso en 2005 de ser uno de los principales inversores del MSI, y de blanquear dinero a través del intercambio de jugadores. 

Fali Ramadani

En 2020 se hace pública la investigación contra Fali, representante de Jovic, por presuntamente blanquear más de 10 millones de euros a través de fichajes ficticios de jugadores.

INGRESOS

El ingreso más relevante del que dispone el mundo del fútbol es el de las retransmisiones de los partidos en la televisión, para que nos podamos hacer una idea, en 2017 se adjudicó a Mediapro por valor de 1.900 millones de euros la retransmisión de los partidos de Primera y Segunda División y los partidos de la Champions entre 2018 y 2021 por valor de 1.100 millones de euros.

Por otro lado, están los salarios de los jugadores, que obviamente existe una gran oscilación entre unos equipos y otros:

  • Primera división: el sueldo medio anual oscila entre los 155.000€ y los 4 millones de euros (2018/2019) aproximadamente.
  • Segunda división: oscila entre 77.000€ y los 283.000€
  • Tercera división: desde 0€ o dietas por desplazamientos (por encontrarse en clubes más pequeños) hasta los 2.000€ al mes.

También existe la internacionalización de algunas competiciones deportivas, “haciendo que los clubes se conviertan en marcas que se expanden más allá de su entorno tradicional”.

MODUS OPERANDI

Como ya se ha mencionado en los ejemplos reales, los métodos más utilizados para blanquear dinero son mediante el intercambio de jugadores de unos equipos a otros. O incluso realizando falsos fichajes inexistentes.

Pero también existe la posibilidad de transferir dinero de unas empresas fantasmas a otras (empresas que jurídicamente existen pero que en la realidad no disponen de operativa, ni personal).

Otra práctica que encontramos por la cual se puede llegar a blanquear dinero es el pago de un sobresueldo a un jugador.

Existe otra manera que sería la de falsear el número total de asistentes al partido, modificando así el número total de entradas vendidas en las taquillas.

O modificando las inversiones que se aportan en los clubes y los acuerdos con los patrocinios.

CONCLUSIÓN

Aunque hubiéramos podido pensar, o quizás ni se nos hubiera podido pasar por la mente que en este deporte pudiera existir este tipo de riesgo, efectivamente, es un negocio que llega a mover grandes cantidades de dinero a lo largo de todo el mundo.

No por ello, deseo crear polémica al respecto, ni entrar en debate sobre si finalmente los casos reales llegaron a quedar impunes o fueron culpables, simplemente mi deseo es crear un mínimo de pensamiento crítico al respecto a través de un delito que encontramos tipificado en nuestro Código Penal. 

Verónica Pérez

Graduada en Derecho y Senior en PBC/FT y Fraude.

Coordinadora y colaboradora del Área de Prevención del Blanqueo de Capitales de Sec2crime.