¿Qué es la escena simulada?

¿Qué es la escena simulada?

Resumen:

En los últimos tiempos se han popularizado sin parar todo tipo de series y películas donde los crímenes son el principal atractivo, sin embargo, es necesario aclarar que estos no siempre son fidedignos con la más estricta realidad, y hay conceptos que tienden a pervertirse o confundirse. En este sentido, ¿Qué es una escena simulada?

Palabras clave

Asesino, Escena simulada, Teoría, Factores, Agresor y Victima.

Revisión teorica

Cuando nos entramos con una escena del crimen, es muy importante determinar desde un primer momento que esta no tiene por qué estar intacta a como la quedo el sujeto activo en su interacción con el pasivo, es decir, puede haber diversos factores que hayan influido, y de no tratar de descubrirlos y tenerlos en cuenta nos podemos encontrar con que se estarán falseando las investigaciones.

Douglas y Munn[1] hablan de la escena simulada, incluyendo el concepto de banderas rojas, que son las pistas que hacen que el investigador agudice su atención ante una posible manipulación de la escena. Estas banderas rojas son contradicciones e inconsistencias.

Estas señales o banderas rojas son exactamente señales a las que el investigador deberá dedicar tiempo y dedicación para estar lo más atento posible y determinar en qué situaciones se encuentra ante una escena que esté amañada.

Hay que mencionar que, según la Oficina de Estadísticas de Justicia, Fox y Zawaitz[2] indica que el arma más utilizada en los homicidios domésticos son las armas de fuego o los cuchillos, y que la mayoría de los casos se trata solamente de un agresor y una víctima.

Sin duda, una de las situaciones que con más aseidad se intenta simular la escena es en las situaciones en las que se acaba con la vida de una persona, pero se intenta aparentar que esa persona se ha suicidado, ya que aparece una persona muerta con la pistola cerca de sus manos, sin embargo, hay elementos como la ausencia de pólvora que procede del mecanismo de disparo, puede decantar la balanza a determinar que se ha intentado simular la escena.

Por eso mismo es fundamental aclarar que el trabajo en la escena del crimen debe ser pausado, amplio y escrupuloso.[3]

Habrá que tener en cuenta que el amaño o la simulación de una escena puede deberse por dos motivos fundamentales; proteger a la víctima o proteger al criminal, ambas van encaminadas a un mismo fin, y será proteger al criminal de cara al descubrimiento de los hechos.

Interesante serán los dos tipos de escenificaciones dentro de una escena del crimen; Escena simulada o “staging” y escena amañada o “Undoing”.

1.4.1 Escena simulada o “Staging”, nos encontramos ante el caso en que será el propio autor de los hechos el que dedica una parte de su tiempo a alterar la escena del crimen y por lo tanto crear situaciones falsas.

1.4.2. Escena amañada o “Undoing”, en este caso nos encontramos en las situaciones en que las personas una vez cometidos los hechos se arrepienten de lo que han hecho e intentan por lo tanto deshacer lo ocurrido.

Habrá que tener muy en cuanto, a la hora de analizar la escena, cuando nos encontremos con cuerpos en determinadas posiciones, determinar si esto es debido a que el sujeto ha intentado modificar la escena para protegerse, o simplemente es para satisfacerse a sí mismo.

Según Gerbert[4] el investigador deberá prestar especial atención a las siguientes circunstancias:

  • Análisis victimologicos
  • Análisis del patrón de heridas
  • Corroborar las declaraciones de testigos y sospechosos con las evidencias del caso.

Kocsis[5] considera que una escena del crimen ha sido modificada o manipulada cuando se hallen inconsistencias en tres áreas de la misma escena, las cuales serán víctima escena y lugares distantes a la escena.

Por otro lado, Palermo y Kocsis establecen una clasificación de los motivos por los cuales se pueden simular las escenas[6]

  • Codicia: Se hace por el mero hecho de querer ganar dinero, en esta fase entran en juego determinados seguros.
  • Venganza: Deseo de hostilidad contra alguien, incluso en ocasiones la propia víctima es el objeto de la venganza y lo que es un asesinato se escenifica como un suicido o muerte autoerotica.
  • Atención: Lo que buscan en estos casos seria atraer toda la atención por parte de las autoridades o medios de comunicación.
  • Juegos de confusión: Aquí se trataría de escenificar otra cosa de la muerte, muy recurrente entre homicidios y suicidios.

Para acabar, mención especial merece el fuego en las escenas del crimen, debido a que es muy recurrente acudir a este modo tan efectivo para hacer desaparecer todas las pruebas del delito, debido a que cuando nos encontremos una escena con fuego, no necesariamente debe haberse usado para cometer el crimen, sino para eliminar toda prueba que lo puedo relacionar con su legítimo autor.[7]

Jairo Sánchez Gómez

Coordinador del área de Criminología Sec2Crime

Analista de terrorismo

Referencias

[1] DOUGLAS, J., & OLSHAKER, M. (1995). Mind Hunter: Inside The FBI’s Elite Serial Crime Unit. New York, NY: Simon & Schuster

[2] DOUGLAS, J., & OLSHAKER, M. (1995). Mind Hunter: Inside The FBI’s Elite Serial Crime Unit. New York, NY: Simon & Schuster

[3] ÁLVAREZ, MERCEDES; CASTELLÓ, ANA; MIQUEL, MARCOS; NEGRE, CARMEN; RODRÍGUEZ, HUGO; VERDÚ, FERNANDO; VERDÚ, FERNANDO (Coord.). (2006). Del indicio a la evidencia. Técnicas criminalísticas. Granada: Comares.

[4]  GEBERTH, V.J. (1996), Practical Homicide Investigation: Tactics, Porcedures and Forensic Techniques, 3.ª edición. Boca ratón (Florida): CRC Press.

[5] PALERMO, G.B. Y KOCSIS, R.N. (2005): Offender profiling: An introduction to the sociopsychological analysis of violent crime. Springfield (Illinois): CC Thomas.

[6] Ibid.

[7] PALERMO, G.B. Y KOCSIS, R.N. (2005): Offender profiling: An introduction to the sociopsychological analysis of violent crime. Springfield (Illinois): CC Thomas.