El proceso creativo del Producto de Inteligencia

El proceso creativo del Producto de Inteligencia

Resumen

La estrategia que se va a tomar al crear un producto de inteligencia debe basarse en aspectos importantes relacionados con el decisor, la metodología, las fuentes de información y el contenido a analizar. La base de un buen producto de inteligencia radica en la estrategia empleada durante todo el proceso. La estrategia debe tener un carácter dinámico, reversible y multifocal, y debe ser capaz de adaptarse y rehacerse si fuese preciso.

Palabras clave: Producto de Inteligencia, estrategia, factores, metodología.

¿Cómo crear un producto de inteligencia?

¿Qué puede ofrecer la inteligencia al sector privado?Los analistas de inteligencia, al igual que muchos otros profesionales, necesitan de un método a la hora de realizar su tarea. Este procedimiento se encuentra íntimamente relacionado con la estrategia que se piensa llevar a cabo y, por ende, del producto de inteligencia a crear.

No siempre se va a utilizar la misma estrategia, ni siquiera en ejercicios similares. Por ello, resulta fundamental que el analista o el equipo de trabajo estén guiados por una estrategia de creación del producto. En ella se marcarán los objetivos a conseguir, las rutas o métodos a seguir y los decisores para los que es creado el producto. Por supuesto, esta estrategia será dinámica o sujeta a modificaciones y se encontrará en proceso constante de revisión.

Así, no será la misma estrategia la que seguirán los analistas de una multinacional de ropa que pretende conocer la posición en la que se encuentra la marca personal de dicha empresa dentro del sector de los textiles en España, que los analistas de inteligencia encargados de estudiar la seguridad nacional de un país como España frente a otro país como Marruecos, por ejemplo.

Tampoco se utilizará la misma estrategia que el primero de los ejemplos si lo que se busca es saber la posición de negocio que ostenta una marca de ropa conocida en todo el mundo en un país en el que ya se comercializa, frente a un país en el que todavía no se ha comercializado.

Factores a considerar al crear un producto de inteligencia

Tiempo

Se pueden crear productos de inteligencia que ayuden a tomar una decisión urgente, es decir, en cuestión de horas. O se puede tardar meses en crear un producto, siempre que este sea acorde al espacio y tiempo para el que se ha diseñado.

Fuentes de información

LÍMITES LEGALES EN LA OBTENCIÓN DE INFORMACIÓN DE FUENTES ABIERTAS.Muchas fuentes de información son ya ampliamente conocidas: informes, periódicos, páginas web, redes sociales, imágenes, videos, grabaciones de voz, localizaciones, publicaciones, eventos…

Decisores

No será lo mismo que el producto de inteligencia se encuentre enfocado y diseñado para el director financiero de una multinacional, que para el gabinete de seguridad de un país. Igual que no es lo mismo que se conozca personalmente al decisor, con sus manías y sus quereres, que el producto que se crea desde una agencia de inteligencia privada totalmente ajena a la presidencia de la compañía que lo solicita.

Dificultad de análisis

Este punto resulta muy interesante, puesto que cada producto de inteligencia tiene una dificultad de recopilación, análisis y creación concreta. En este sentido, no será lo mismo analizar el rumbo geoestratégico que tomará un país tan hermético como Corea del Norte en los próximos diez años, que analizar los movimientos que llevará a cabo la Unión Europea en los diez años siguientes, frente a la lucha por el imperialismo económico y tecnológico que existe actualmente entre China y EEUU.

Campo de análisis

Este elemento se encuentra íntimamente relacionado con la dificultad de análisis. Si hablamos de seguridad, por ejemplo, no será lo mismo analizar el porqué de los movimientos que toman los submarinos nucleares de Rusia en sus maniobras, que analizar y explicar el porqué de los puntos estratégicos en los que se encuentran desplegadas algunas unidades del ejército español.

No es lo mismo porque los intereses que pueden tener uno y otro dentro del elenco geoestratégico mundial no son equiparables, y la forma en la que se conocen estos intereses dista mucho, puesto que el primero tiende a participar individualmente, tomando algunas decisiones que podrían ser contradictorias y polémicas; y el segundo suele actuar de forma conjunta con otros países, con decisiones esperables y fácilmente explicables por su contexto.

Especialidad

Los equipos que conforman las unidades de inteligencia de una empresa o institución, cuanto más multidisciplinares mejor. La visión y perspectiva desde la que abordará cada uno el problema a tratar será distinta, y enriquecerá el fin último para el que fue pensado el producto de inteligencia.

Por ello, no sólo es importante que cada individuo de estas unidades cuente con amplios conocimientos generales y con habilidades relacionadas con el pensamiento lateral, sino que se acompañe por otros especialistas de diferentes campos investigativos.

Metodología

Con todo lo explicado, se sobreentiende que cada producto de inteligencia tiene un método distinto de trabajo y análisis. Este método, por ejemplo, podría ser el análisis de información obtenida a través de páginas webs junto a informes institucionales sobre seguridad de un país en concreto; el estudio de mercado sobre la variación en cotización en bolsa que ha sufrido una marca frente a su competencia, así como, los puntos críticos a abordar frente al resto del mercado; o algo tan sencillo como realizar una lluvia de ideas, que permita tomar una decisión rápida, en un preciso momento, y sobre un tema que no requiera demasiada profundidad y análisis.

Conclusión

Por todo ello, y en relación con el comienzo de este artículo, cada producto de inteligencia debe ser abordado utilizando una metodología específica, basado en una estrategia prediseñada sobre los intereses que se desean para su obtención, y desde una perspectiva multifocal, dinámica y reversible.

Es decir, se debe ser consciente de que las estrategias a veces fallan, y hay que saber solventarlas y rehacerlas cuanto antes, en el menor tiempo y de la mejor forma posible; y para ello, es fundamental que se tengan en cuenta los distintos factores descritos. Emplear una buena estrategia es fundamental para crear el producto de inteligencia acertado.

MARIO BAUTISTA RIBIERA