Le cas par cas. Repatriación de los hijos de yihadistas en Francia

Le cas par cas. Repatriación de los hijos de yihadistas en Francia

Resumen:

El número de menores franceses detenidos en el Kurdistán sirio son alrededor de 200, de los cuales tres cuartas partes tienen menos de 6 años, un tercio nació en Siria y los otros dos han llegado a Siria con sus padres para unirse al grupo terrorista Daesh. Sin embargo, el 23 de marzo de 2019, Daesh fue declarado derrotado territorialmente con la caída de Baghouz, por la coalición internacional. A medida que se reconquistaban los territorios, las fuerzas armadas kurdas internaban a los hombres de Daesh en cárceles de Iraq y a las mujeres con sus hijos en tres campamentos de refugiados: Aïn Issa, Al-Hol y Roj[1]. Rápidamente, las mujeres yihadistas francesas han pedido la repatriación con sus hijos nacidos en Siria o en Francia al gobierno francés que, a pesar de su reticencia y los desafíos de seguridad, ha desempeñado una doctrina de repatriación del cas par cas que hace actualmente, a un año de las elecciones presidenciales, el blanco de la polémica. En este artículo analizamos la efectividad de Le cas par cas de la repatriación de hijos de yihadistas de Siria a Francia

Palabras claves:

doctrina del cas par cas, repatriación, campamentos, niños, gobierno francés

 

La doctrina del cas par cas

Hace tres años que las primeras familias de los niños detenidos en los campamentos en Siria pidieron su repatriación al gobierno francés. Sin embargo, el gobierno, defiende la doctrina del cas par cas, es decir, acepta repatriar a los niños huérfanos o a los que las madres, detenidas con sus hijos, aceptan separarse de ellos y autorizan su retorno a Francia ya que el gobierno considera a esas mujeres como combatientes de Daesh y quiere que sean juzgadas en el lugar donde hayan cometido sus crímenes. Esa posición es muy criticada por el Colectivo de las Familias Unidas, las familias afectadas, como también por sus abogados, ciertos diputados, senadores, jueces y expertos en terrorismo. Colectivos de abogados estiman que esa doctrina permite elegir a un niño para salvarle según criterios no claramente establecidos ya que el ministerio de asuntos extranjeros había declarado repatriar niños particularmente vulnerables[2]. Pero, todos los niños pueden ser vulnerables debido a su temprana edad. Así que esta doctrina permite abandonar a algunos niños considerados como no vulnerables. Además, consideran que el hecho de separar a los niños de sus madres no respeta el interés superior del niño[3] ya que, en los campos, representan la única persona de confianza y el punto de referencia de los niños y la separación repentina puede ser muy difícil estos. Para un niño, saber que su madre está lejos de él, en un campamento donde hay mucha delincuencia, crímenes e inseguridad, es fuente de preocupación y de problemas psicólogos que pueden impedir a los niños su integración en Francia y que podrían desarrollar sentimientos de odio hacia Francia que ha dejado a su madre morir en un campamento, y deseos de venganza que podrían manifestarse por la acción violenta como atentados terroristas.

La asociación francesa de las víctimas del terrorismo (AfVT) ha pedido también que el gobierno francés ponga fin a su doctrina de cas par cas considerando que los niños franceses detenidos en los campos kurdos deben ser repatriados sin condición en razón del derecho a la vida, a la salud y en nombre del interés superior del niño[4].

Políticos electos, jueces y expertos en terrorismo como David de Pas, coordinador de la sección antiterrorista del tribunal judicial de París y Jean-Charles Brisard, director del Centro de Análisis del Terrorismo francés, han llamado al gobierno a cambiar su posición del cas par cas por el imperativo de seguridad[5]. Efectivamente, el Kurdistán sirio no tiene estabilidad y en cualquier momento Daesh puede resurgir, liberar los campos y recoger a esos niños para convertirles en terroristas. No obstante, su ideología está todavía presente en los campamentos y dejando a los niños ahí, existen posibilidades de que se radicalicen y en el futuro regresen a Francia para cometer atentados de tal violencia como los del 13 de noviembre de 2015. Para la seguridad pública, consideran que hay que hacerse cargo de los franceses detenidos en los campos, en nuestro país para asegurarse que no vuelvan una amenaza terrorista.

La legalidad de esa doctrina del cas par cas va a ser examinada por el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos que va a entregar su decisión el próximo 29 de septiembre de 2021[6].

 

La controversia pública y política de la repatriación

En enero de 2019, el gobierno francés se había preparado para la repatriación de los yihadistas franceses y de sus hijos. Así que la ministra de Justicia por aquel entonces, Nicole Belloubet, afirmó que se trataba de la elección del control y por tanto de la repatriación en Francia, y el ministro del Interior Christophe Castaner dijo que esas personas eran francesas antes de ser yihadistas y que por eso debíamos proceder a esa repatriación[7].

Sin embargo, en febrero de 2019 una encuesta fue realizada por el Instituto Odoxa, para saber si la sociedad francesa estaba a favor o en contra de la repatriación[8]. El resultado fue que no todos los franceses que respondieron a la encuesta tenían la información sobre las condiciones de vida de esos niños detenidos en los campos. Así que, un 67% de los franceses declaró que no querían que el gobierno procediese a la repatriación de los niños, todavía traumatizados por los atentados desde 2015. Se puede pensar que es por los resultados de la encuesta que el gobierno francés confirmó que no cambiaría su posición del cas par cas.

A eso, se añade la hipótesis de las elecciones presidenciales de 2022, ya que el gobierno no querría tomar el riesgo de actuar contra la opinión pública a poco tiempo de las elecciones repatriando a los yihadistas y a sus hijos. De tal manera, se puede afirmar que Francia había previsto un plan de repatriación de los niños y de sus madres presentes en los campos, ya que en abril de 2019 el periódico Libération reveló documentos de los servicios de inteligencia franceses donde aparecía la identidad de franceses presentes en Siria y en Iraq con la transcripción de avión 1 o de avión 2[9].

 

La gestión de los niños que han retornado a Francia

Puede existir una incomprensión sobre el rechazo del gobierno francés de repatriar a los niños con sus madres de los campamentos sirios a pesar de que ha repatriado ya a 83 niños con sus  respectivas figuras maternales por la vía del protocolo Cazeneuve. Creado en 2014, prevé que cuando un ciudadano francés de retorno de Siria, penetra en Turquía, las autoridades turcas avisan a las autoridades francesas y se le expulsa hacia Francia para ser juzgado. A la salida del avión, los adultos son puestos en detención provisoria y los menores, tras haber sido consultados por médicos y especialistas, son confiados a los servicios de protección de la infancia llamada ayuda social a la infancia (ASE).

Se puede afirmar que Francia tiene la capacidad de repatriar y rehabilitar en la sociedad a esos 200 niños detenidos en los campamentos porque lo ha hecho ya a través del protocolo Cazeneuve. Además, hay que añadir a esos 83 niños atendidos por los servicios de la protección a la infancia, los 35 niños repatriados de los campamentos por la aplicación de la doctrina del cas par cas que se inició en marzo de 2019 hasta enero de 2021.

La mayoría de esos niños repatriados están atendidos por la ASE del departamento de la Seine-Saint-Denis porque los retornos son efectuados en el aeropuerto de Roissy, situado en ese departamento. En Francia la norma es que los niños dependen del servicio de la ayuda social a la infancia en el departamento donde viven, para esos niños que no tienen domicilio en Francia, este es el primer lugar donde aterrizan, es decir, la Seine-Saint-Denis para la mayoría de los casos. El procedimiento consiste en que los niños tienen una audiencia con el juez de menores que va a ordenar judicialmente su atención por la ASE y la prueba de ADN, ya que los que nacieron en Siria no tienen estado civil y las familias deben probar su parentesco con esos niños.

Los niños viven en las casas de asistentes familiares voluntarios durante 6 meses o un año. Durante este tiempo, se benefician de un acompañamiento socioeducativo, medical y psicológico de tres meses obligatorio y después son orientados hacia tratamientos adaptados a sus necesidades tal que una psicoterapia, consultas psiquiátricas, del lenguaje, de psicomotricidad…etc., para una duración indeterminada según las situaciones familiares de los niños que son muy varias[10]. Después de este tiempo, se evalúa si el niño está listo para vivir con su familia si esta está todavía presente. Se trata de una gestión individual y personificada de cada niño que en la práctica funciona bien, ya que según los testimonios de médicos y de familias, esos niños no presentan comportamientos violentos, están escolarizados[11] y han vuelto con su familia que no tiene relación con el yihadismo. Han logrado integrarse en la sociedad francesa, sabían hablar francés antes de su retorno y viven una vida normal de niños franceses[12].

Contra el terrorismo y para la seguridad, está en el interés de la sociedad francesa acoger e integrar a esos menores en Francia.

 

AXÈLE MEINDL

 

BIBLIOGRAFÍA

[1] Blacher Ancis.B. (2 de junio de 2021). Los campamentos de refugiados del Daech: potenciales detonantes. Sec2crime. Recuperado de https://www.sec2crime.com/2021/05/26/los-procesos-de-radicalizacion-colectivos-los-campamentos-del-daesh/

[2] Collectif des Familles Unies. (22 de junio de 2020). Communiqué de presse: Rapatriement de 10 enfants français des camps syriens. Recuperado de http://www.famillesunies.fr/page/3/

[3] CNCDH. (24 de septiembre de 2019). Avis sur les enfants français retenus dans les camps syriens.

[4] AfVT. L’AfVT souhaite le rapatriement des enfants français détenus dans les camps du kurdistan syrien. Recuperado de https://www.afvt.org/lafvt-souhaite-le-rapatriement-des-enfants-francais-detenus-dans-les-camps-du-kurdistan-syrien/

[5] Morel A-L’Huissier. P. (10 de febrero de 2021). Rapatriement des enfants français détenus avec leurs mères en Syrie.

[6] Colin.A. (5 de abril de 2021). Le refus de rapatriement des familles de djihadistes détenues en Syrie à l’aune des libertés fondamentales. Le Petit Juriste. Recuperado de https://www.lepetitjuriste.fr/le-refus-de-rapatriement-des-familles-de-djihadistes/

[7] Mathieu. L, Le Devin. W y Albertini. D. (4 de abril de 2019). Etat islamique : un rapatriement programmé, préparé, mais gelé. Libération. Recuperado de https://www.liberation.fr/france/2019/04/04/etat-islamique-un-rapatriement-programme-prepare-mais-gele_1719480/

[8] Odoxa. (28 de febrero de 2019). Les Français approuvent massivement le jugement des djihadistes par l’Irak et ne veulent pas voir leurs enfants revenir. Recuperado de http://www.odoxa.fr/sondage/djihadistes-francais-approuvent-massivement-jugement-lirak-ne-veulent-voir-leurs-enfants-revenir/

[9] Mathieu.L (…), op.cit.

[10] Giraud, F. (2020). Avec les « petits revenants » Enjeux contre-transférentiels dans la prise en charge d’enfants de djihadistes. L’Autre, Volume 21, p. 223-229. Recuperado de https://www.cairn.info/revue-l-autre-2020-2-page-223.htm

[11] Kronlund. S. (15 de marzo de 2021). Les retours des enfants de djihadistes. Les pieds sur terre, France culture. Recuperado de : https://www.franceculture.fr/emissions/les-pieds-sur-terre/les-retour-des-enfants-de-djihadistes

[12] Parmentier. S y Lam Trong. H. (2019). Daech, les enfants du soupçon.