APPS PARA LIGAR: ¿SON REALMENTE SEGURAS?

APPS PARA LIGAR: ¿SON REALMENTE SEGURAS?

El uso de aplicaciones para dispositivos se ha convertido en los últimos años en algo más que un pasatiempo. Muchos de los usuarios, la mayoría de ellos jóvenes, lo usan también para relacionarse, encontrando así, la oportunidad de conocer gente nueva de manera más fácil y rápida. Pero muchos no son conscientes de los riesgos que conlleva el uso inadecuado.

 Palabras clave: aplicaciones, dispositivos, riesgos, relacionarse, jóvenes.

aplicaciones para ligar, ¿Cuáles son?

La pandemia ha cambiado nuestra vida por completo: la forma de trabajar, de relacionarnos, de compartir el ocio e incluso sentimentalmente.

Las nuevas tecnologías han hecho más amena para algunos la cuarentena y muchos han usado este medio para relacionarse de manera distinta a como lo hacían hasta ahora.

El uso de aplicaciones para ligar ha llegado a incrementarse un 13,5% durante el confinamiento. Grindr, Badoo, Tinder son algunas de las aplicaciones más conocidas, siendo ésta última, una de las más utilizadas tanto antes como durante la pandemia. Donde sí se encontraron diferencias significativas en relación a su uso para ligar, fue en redes sociales, representando casi un 10% en el confinamiento.

La mayoría de usuarios son jóvenes de entre 18 y 26 años, pero no es posible realizar una perfilación sobre las personas que hacen uso de estas aplicaciones. Según Ángel Castro, doctor de Psicología, este dato no hace más que favorecer la estigmatización y los estereotipos. Los estudios hasta ahora han demostrado que existe mucha heterogeneidad entre usuarios: extrovertidos/introvertidos; casados/solteros; heterosexuales/homosexuales…

Basándose en el estudio que realizó junto a su compañero Juan R. Barrada, también doctor en Psicología, se afirmó que uno de los principales motivos por los que los usuarios hacen uso de la aplicación Tinder estaba más relacionado con un pasatiempo que en la búsqueda de sexo rápido o de encontrar pareja estable.

 

RIESGOS DE LAS APLICACIONES PARA LIGAR

Pero existen riesgos que muchos usuarios desconocen. A ciertos profesionales les sorprende que mientras en la “vida real” se está más alerta, en espacios digitales se baja la guardia en seguida. Los riesgos de ambos espacios son similares: desconocidos que inician una conversación con el objetivo principal de conocerse, de igual forma que se haría en una discoteca. Pero también hay grandes diferencias: no siempre la persona que está detrás de la pantalla es quien dice ser.

 Algunos de los principales riesgos diferenciales son:

  1.     Los perfiles falsos.

Utilizan fotos adquiridas de internet bien sea desde el buscador como en redes sociales, y las colocan en sus perfiles como si fuesen las suyas propias.

La falsa identidad puede provocar que adultos se pongan en contacto con menores, jugar con un perfil que no es real, engañar a quien se encuentra al otro lado de la pantalla, entre otros.  

En Twitter han existido hilos donde usuarios denunciaron que les habían cogido sus fotografías y se crearon nuevos perfiles en la misma aplicación sin su consentimiento.

 

  1.     El segundo son las estafas.

Los ciberdelincuentes vuelven a adjuntar imágenes recogidas en diferentes redes sociales y las utilizan para estafar.

OnlyFans es una plataforma que fue creada en 2016 con la finalidad de que los usuarios deben pagar a otros usuarios para poder ver sus imágenes. La mayor parte del contenido suele ser erótico, lo que hace que la aplicación esté dirigida a un público adulto.

Al ser de pago, los ciberdelincuentes aprovechan que los usuarios tienen que poner un número de cuenta, para robarles los datos personales y bancarios;  técnica conocida como phishing.

 

  1.     Otro de los riesgos es la estafa romántica.

Guarda similitud con la anterior en relación a que el perfil sigue siendo falso, pero la gran diferencia está en que la persona con la que contacta es consciente de la transferencia bancaria que está realizando. Es decir, un usuario se pone en contacto con otro, espera a que se genere un nivel de confianza alto y le propone que le realice una transferencia de una cantidad de dinero en concreto porque está pasando por un mal momento. Es ahí cuando la persona accede sin darse cuenta que todo forma parte de una estafa. Normalmente suele añadirse el término “romántica” porque son personas que se consideran “enamoradas” de la persona con la que conversan.

 

  1.     El sexting también toma protagonismo.

El concepto hace referencia al intercambio de imágenes o vídeos de contenido sexual. El problema surge cuando se pierde el control del mismo y se difunde por internet sin consentimiento.

Recordemos que estamos en una aplicación y que como anteriormente he explicado, no siempre sabemos la verdadera identidad de la persona con quien conversamos.

 

  1.     Finalmente la usurpación de identidad.

Elena Contreras, compañera y colaboradora de Sec2Crime, elaboró un artículo el pasado mes de abril llamado “Socmint: ¿qué dicen tus redes sociales de ti?”.

En él hace referencia a la gran cantidad de información que compartimos en redes sociales sobre nosotros mismos y cuestiona hasta qué punto somos conscientes de ello. Encontraréis su artículo en: https://www.sec2crime.com/2021/04/10/que-dicen-de-ti-tus-redes-sociales/

Toda esa información permite realizar una perfilación sobre la persona e incluso medir el “centrality”. Con todo ello un ciberdelincuente puede hacerse pasar por ti.

PREVENCIÓN DEL DELITO

¿Qué podemos hacer para evitar ser víctimas?

  • En primer lugar verificar nuestro perfil. Algunas plataformas ya han adaptado la verificación para descartar perfiles falsos. Han adaptado una serie de pasos que debe seguir el nuevo usuario para comprobar que es él o ella. Para ello se debe solicitar a la propia plataforma.
  • Leer las indicaciones que las aplicaciones suelen tener al acceso de cualquier usuario. Estas indicaciones van desde el trato que le dan a tu información (acceso a la agenda, galería, ubicación…) hasta qué hacer si detectamos una conducta que no nos gusta por parte de otro usuario o usuaria.
  • Denunciar cualquier tipo de comportamiento que encontremos inapropiado. Ponerlo en conocimiento de las autoridades permitirá que en caso de ser un delincuente serial se puedan encontrar más víctimas y/o testimonios; y en caso de ser una única  víctima, impedir que el victimario vuelva a actuar.
  •  Mantener una actitud prudente frente a las redes sociales. Dar la información justa y necesaria. No daremos muchos detalles sobre nuestra vida a alguien que nos para preguntarnos la hora ¿verdad? Pues en redes sociales y aplicaciones debemos hacer lo mismo, protegernos.

 

 

CONCLUSIONES

De la misma manera que denunciamos a las autoridades la pérdida o robo de nuestro carnet de identidad (DNI), también debemos tener especial cuidado a la hora de subir cierto contenido en internet. El hecho de que se pueden hacer pasar por nosotros puede llegar a acarrearnos incluso problemas legales.

No hay problema en usar aplicaciones para ligar, no deja de ser para algunos otro pasatiempo más, pero conociendo e interponiendo siempre los límites. No proporcionar demasiada información o quedar en lugares públicos donde haya suficiente gente alrededor serían dos de los consejos que deberíamos seguir para evitar cualquier riesgo a nuestra integridad.

El apoyo de las aplicaciones ante posibles riesgos no deja de ser una gran ayuda y una muestra de implicación para intentar que sus propias plataformas sean vistas como seguras entre sus usuarios. Para su reputación siempre es bueno y mantener una serie de pautas y limitaciones favorecerá a que la empresa incremente sus visitas.

 

 

ANAÏS IGLESIAS PÉREZ

Criminóloga

 

BIBLIOGRAFÍA