ETIOPÍA AFRONTA UN AÑO CLAVE DE CARA A SU FUTURO

ETIOPÍA AFRONTA UN AÑO CLAVE DE CARA A SU FUTURO

Etiopía afronta un año clave

Etiopía afronta un año clave

RESUMEN

Etopía afronta un año clave.  El 5 de junio tendrán lugar las elecciones nacionales con el objetivo de conformar un gobierno que ponga fin a la inestabilidad política existente en la región. El pasado mes de noviembre las diferencias existentes entre el gobierno federal y la antigua administración de la región norteña de Tigray se han intensificado, desencadenando en violentos enfrentamientos. Ante la situación actual, es vital para el Estado tratar de poner freno a la radicalización de los partidos políticos étnicos de las regiones, que proclaman su autodeterminación. La situación del país enmarcado en el volátil Cuerno de África es muy frágil. Además, existe la necesidad de iniciar una transición desde un sistema político basado en la división regional por étnicas hacia un sistema más centralizado.

PALABRAS CLAVE

Etiopía, Elecciones generales, conflictos políticos, democracia, inestabilidad.


antecedentes

Etiopía, con una población que supera los 110 millones de habitantes, es el segundo país más poblado del continente africano solo por detrás de Nigeria. En el año 1995 obtuvo la independencia, poniendo fin a dos décadas de permanente conflicto a causa de la guerra civil en la que el país se vio envuelto con el derrocamiento de Haile Selassie en el año 1974. Este periodo duro hasta el año 1991 con la caída del régimen comunista de Mengistu.[1] Resulta fundamental entender que en la época de la guerra civil etíope el era internacionalmente reconocido como uno de los países más pobres del mundo. Este hecho estaba ocasionado en parte a causa del régimen feudal impuesto por Haile Selassie. El modelo concentraba toda la riqueza del país en su persona. Además, los partidos políticos estaban ilegalizados.[2]

En el año 1974 se funda a manos de unos estudiantes universitarios el Frente de Liberación Popular de Tigray, con el objetivo de derrocar el estado feudal del emperador Haile Sessaile. Una vez se produjo su derrocamiento, y la posterior guerra civil, el FLPT había ganado notoriedad y durante décadas se convirtió en un partido dominante. Sin embargo, en el año 2018 todo cambió con la llegada al gobierno de Abiy Ahmed Ali.[3]

Las primeras acciones llevadas a cabo por Abiy no gustaron al FLPT, debido a que expulso a numerosos miembros del gobierno acusándolos de corrupción y violación de derechos humanos. A esto se le añade, que disolvió la por entonces existente coalición multiétnica para crear el Partido de la Prosperidad (PP).[4] Esta acción obtuvo el rechazo absoluto por parte de la FLPT, acusando a Abiy de fragmentar el país. El FLPT consideraba clave la coalición multiétnica, y es que no hay que olvidar que Etiopia es considerado como uno de los países con más diversidad étnica en todo el mundo. En este sentido se puede considerar que el factor que divide y enfrenta a los pueblos etíopes es el sentimiento de pertenencia a una etnia.[5]

Como último detonante para la fragmentación absoluta del FLPT con respecto a Abiy se encuentra el rechazo a las negociaciones de paz que este se encontraba manteniendo con Eritrea. El FLPT acusó a Abiy de ir en contra de los intereses de la nación.[6] Por consiguiente, todos estos factores vienen a confirmar que este 2021 Etiopía afronta un año fundamental para la estabilidad del país.

¿Qué está pasando en Etiopia?

Desde la llegada de Abiy, el cual fue galardonado en el año 2019 con el premio Nobel de la Paz,[1] las tensiones con el FLPT fueron constantes. En septiembre de 2020 todo estalló por los aires cuando Abiy no reconoció la legitimidad de las elecciones celebradas en Tigray tras la prohibición de estas por la pandemia por la Covid-19. Es en este momento cuando Abiy congela las cuentas de Tigray, aísla la región y les acusa de incitar a la violencia al resto del país.

Ante lo que el primer ministro del país consideró como una insurrección por parte de la región de Tigray, su respuesta no se hizo esperar. Abiy desplegó al ejército federal con el objetivo de derrotar al FLPT. Tanto la ONU, como la Unión de países africanos, como la Unión Europea han solicitado el alto al fuego y el inicio de las negociaciones de paz. No obstante, todas han obtenido un rotundo no por respuesta del primer ministro etíope, donde solicitaba más tiempo para derrotar definitivamente la amenaza.[2]

¿Cuáles son las consecuencias del conflicto?

Las consecuencias de la ofensiva lanzada el 4 de noviembre por Abiy sobre la región norteña de Tigray han sido devastadoras. Lo cierto es que se ha bloqueado toda información o conexión sobre las acciones realizadas. Ademas, se ha expulsado a periodistas e informadores. En consecuencia, tanto Amnistía Internacional como la ONU por medio la Alta Comisionada de la ONU para derechos Humanos Michelle Bachelet, han denunciado la constante violación de los derechos humanos de la población.[1]

El bloqueo por parte del gobierno central a la región de Tigray es tal que incluso se ha cortado el acceso de cualquier tipo de ayuda humanitaria a la región.[2] En esta línea, se han suspendido también los corredores humanitarios, bloqueando todas sus rutas y accesos. Tales medidas han agravando la situación de la región fuertemente afectada por la pandemia de la Covid-19, donde la pobreza y la falta de alimentos está alcanzado cotas absolutamente insostenibles.[3]

El conflicto, cuyos enfrentamientos más virulentos duraron cuatro semanas, ha provocado una innumerable cantidad de muertos y desplazados. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados Sudán se está preparando para recibir más de 200.000 desplazados desde Etiopia a causa de este conflicto. Además, el número de desplazados internos se estima en torno al millón de personas. Es por esta situación que muchos expertos catalogan este 2021 como el año clave que afronta Etiopía. 

Finalmente, tras 24 días de constantes enfrentamientos, el ejército federal se hizo con la victoria tras la caída de Mekele, la capital de la zona rebelde.[4] En este momento el primer ministro del país daba por concluido el conflicto, sin embargo, esto no es del todo cierto. Aunque el ejército federal se ha hecho con el control de la zona rebelde, no han conseguido la captura de los instigadores, que en su gran mayoría consiguieron huir hacia Sudán. De esta manera, la no captura de estos entraña el gran peligro de que el conflicto latente se inicie de nuevo.

A todo esto, se le debe sumar el estigma que están sufriendo en estos momentos todos los ciudadanos de la étnica tygrayana en todo el país (la población tygrayana representa el 6% de la población etíope).[5] Estos etíopes están denunciando abusos, detenciones ilegales, violación de derechos humanos e incluso la prohibición de hablar su propia lengua. Parte de la sociedad culpa a toda la población tygrayana de la rebelión del norte del país, y ahora están sufriendo las consecuencias. En concecuencia, Etiopía afronta un año clave en el cual poner fin a los conflictos internos.

¿Estamos por lo tanto ante un conflicto étnico?

A menudo nos encontramos con análisis o informes que tratan de dar respuesta al origen de los conflictos en el continente africano. Sin embargo, una gran parte de estos cometen un grave error, como es simplificarlo todo en una lucha entre etnias, esto no es siempre tangible.

Son numerosos los expertos que hablan de los problemas que afronta el Cuerno de África solo en términos de etnicidad cuando estos son más similares a los conflictos occidentales de lo nos podemos llegar a imaginar. En dicha región no nos encontramos por lo tanto ante un problema de choque cultural entre etnias, sino que es un problema más del capitalismo, convirtiéndose en un conflicto por el poder y los recursos.[1] La mayoría de los conflictos pueden explicarse por un grupo dominante que ejerce un control sobre unas minorías.

Todo esto no significa que no existan conflictos que giren en torno a la diversidad étnica. En otras palabras, estos conflictosse dan en ciertos lugares y ocasiones. En cambio, conviene recordar que también en el resto del mundo nos encontramos con este tipo de conflictos, aunque les otorguemos otro calificativo. Se tratará por lo tanto de aportar soluciones a los problemas africanos obviando prejuicios y estereotipados que no lleven a resumir lo acontecido como simples guerras entre clanes.

CONCLUSIONES

Para conseguir la ansiada estabilidad, el país deberá buscar solución a los numerosos conflictos existentes a lo largo de todo el estado, además de atender las necesidades de los miles de desplazados. Etiopía se juega su futuro en las próximas elecciones. Se deberán derrocar las aun existentes estructuras que explotan a las minorías y apostar por la centralización y democratización de toda la región.

Jairo Sánchez Gómez

Criminólogo y analista de terrorismo internacional


REFERENCIAS

[1] Molyneux, M., & Peña, A. (1979). Algunos problemas en el análisis de la revolución etíope. Estudios De Asia Y Africa,14(3 (41)), 541-564. Retrieved April 19, 2021, from http://www.jstor.org/stable/40311902

[2] Alonso, M. “Ginbot 20, el día de la victoria”, Reino de Aksum, 28 de mayo de 2020. Disponible en: https://www.reinodeaksum.com/?p=1789

[3] Cueto, J.C. “5 claves para comprender por qué Etiopia está al borde de una guerra después del Nobel de la Paz de Abiy Ahmed Ali”, BBC News, 14 de noviembre de 2020. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-54917885

[4] Ibíd.

[5] PONCELA SACHO, Antonio. Etiopía 2021, ¿una nueva etapa en la difícil travesía desde «Etniopía» hacia «Pan-Etiopía»? Documento de Opinión IEEE 20/2021. http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2021/DIEEEO20_2021_ANTPON_Etiopia.pdf y/o enlace bie3

[6] ¿Rodríguez, B. “Guerra en Etiopia? Siete claves del conflicto en Tigray”, Ayuda en Acción, 17 de noviembre de 2020. Disponible en: https://ayudaenaccion.org/ong/proyectos/africa/etiopia-conflicto-tigray/

[7] “El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, premio Nobel de la Paz 2019”, La Vanguardia, 11 de octubre de 2019. Disponible en: https://www.lavanguardia.com/internacional/20191011/47896857137/premio-nobel-paz-2019-abiy-ahmed.html

[8] Clara, ¿M. “Etiopia mantiene el conflicto pese al aumento de la presión internacional?”, France24, 17 de noviembre de 2020. Disponible en: https://www.france24.com/es/áfrica/20201117-etiopia-conflicto-region-tigray-presion-internacional-cese-fuego

[9] “Bachelet denuncia graves violaciones de derechos humanos y abusos en Tigray”, La Vanguardia, 9 de diciembre de 2020. Disponible en: https://www.lavanguardia.com/politica/20201209/6107033/bachelet-denuncia-graves-violaciones-derechos-humanos-abusos-tigray.html

[10]iBÍD

[11] ¿Rodríguez, B. “Guerra en Etiopia? Siete claves del conflicto en Tigray” … op.cit.

[12] López, X. “La guerra inacabada en Etiopia”, El país, 5 de diciembre de 2020. Disponible en: https://elpais.com/internacional/2020-12-04/la-guerra-inacabada-de-etiopia.html

[13] W. Declan and L. Abdi. “Why is Ethiopia at War with Itself”, NYTimes, 5 de noviembre de 2020. Disponible en: https://www.nytimes.com/2020/11/05/world/africa/ethiopia-tigray-conflict-explained.html

[14] G. Alfredo. “En África no hay conflictos étnicos”, El Salto, 28 de febrero de 2021. Disponible en: https://www.elsaltodiario.com/etiopia/en-africa-no-hay-conflictos-etnico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *