La discriminación LGTB como acto terrorista

La discriminación LGTB como acto terrorista

La comunidad LGTB tiene que enfrentarse cada día a múltiples formas de discriminación, desde insultos y amenazas hasta agresiones físicas severas. ¿Es esta discriminación LGTB un acto terrorista? Descubrámoslo.

Resumen

        Desde la comunidad internacional se han observado con pavor aquellos actos en contra del colectivo LGTB, como las decapitaciones en el mundo musulmán más radical o las “zonas libres de personas LGTB” polacas, pero son pocos los informes que expliquen estos sucesos en base a una perspectiva terrorista. De este modo, el presente artículo trata de enmarcar esta discriminación como acto terrorista mediante el cual se infunde un estado de terror en la población LGTB, entendiendo que su objetivo es atentar e intentar modificar el orden establecido.

Palabras clave: discriminación, terrorismo, LGTBfobia, islam.

        Empecemos con unos datos. El Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia registró 321 incidentes de distinta gravedad motivados por LGTBfobia durante 2019, dejando a 331 personas como víctimas de distintas agresiones, desde físicas a verbales. Recalcamos que estos datos se refieren única y exclusivamente al ámbito de la Comunidad de Madrid, lo que implica que solo en este territorio el colectivo LGTB se enfrenta a prácticamente una agresión diaria por motivos de odio.

        El Observatorio también destaca que en 36 de esos casos existían indicios que sugerían la pertenencia de los agresores a grupos de ideología neonazi o de extrema derecha violenta. Tales actos guardan relación con el aumento de discursos de odio contra el colectivo LGTB por movimientos de extrema derecha populistas a lo largo de 2019. Es el caso de Polonia, país en el que durante los años 2018 y 2019 se adoptaron discursos homófobos en la retórica política e incluso se declararon 30 ciudades como “zonas libres de personas LGTB” (Tomic, 2019).

        Los firmantes del manifiesto en el que se insta a las autoridades polacas a eliminar los discursos de odio en su retórica política aseguran que existe una clara correlación entre el incremento de la LGTBfobia en la clase política y las figuras públicas y los incidentes por LGTBfobia (Tomic, 2019). Podemos ver este reflejo de la política y la discriminación LGTB en países como Irán o Yemen, con la pena de muerte legislada a nivel nacional por delitos de sodomía.

        Por otra parte, resulta evidente pensar que declarar ciertas zonas “anti LGTB” no haría desaparecer a ese colectivo de dichas áreas geográficas. No obstante, tales consideraciones supondrían la creación de un clima de terror e inseguridad susceptible de intimidar al colectivo LGTB, idea que se asemeja a lo que hoy en día conocemos como terrorismo.

        Si bien no existe una definición consensuada en la comunidad internacional sobre el terrorismo, la Asamblea General de la ONU en una de sus definiciones más actualizadas, mediante la resolución A/RES/54/109 de 9 de diciembre de 1999 y con su entrada en vigor a partir del año 2002, lo explica de la siguiente manera:

Cualquier acto destinado a causar la muerte o lesiones corporales graves a un civil o un no combatiente cuando el propósito de dicho acto, por su naturaleza o contexto, sea intimidar a una población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo”.

        ¿No deberíamos reflexionar, por tanto, sobre si la LGTBfobia es un acto terrorista? Apliquemos la definición de terrorismo a los delitos de odio LGTB: son actos atroces (que en múltiples ocasiones tienen como fin causar lesiones graves e incluso la muerte) dirigidos a un sector civil no combatiente (el colectivo LGTB), cuyo propósito es intimidar a dicho colectivo e incluso instar a los gobiernos a aplicar diferentes cambios (como la prohibición de la homosexualidad).

        Raad Salam, filólogo y escritor iraquí, señala aquellas partes del Corán que parecen condenar la homosexualidad bajo una interpretación radical del islam:

“¿Os llegáis a los varones, de las criaturas, y descuidáis a vuestras esposas, que vuestro Señor ha creado para vosotros? Sí, sois gente que viola la ley”,

 

“¿Os llegáis a los hombres, por concupiscencia, en lugar de llegaros a las mujeres? Sí, sois gente ignorante”.

        Raad Salam también explica que la Al Shari’a (también conocida como Sharía o ley islámica), esto es, aquellas normas legales islámicas que rigen las vidas de sus fieles, castiga la homosexualidad por ser considerada una ofensa hacia Allah. 

        Esta orientación sexual se considera un “delito punible” y se castiga de las maneras más brutales y explícitas posibles: quemando vivo al supuesto infractor o arrojándole de un edificio para terminar de morir apedreado en el suelo. Según las fuentes consultadas, desde 2014 Dáesh ha ejecutado a más de 100 personas en Siria e Irak por ser homosexuales.

        La Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA) publica periódicamente distintos informes sobre la situación del colectivo LGTB en el mundo. 

        En el siguiente gráfico, elaborado hace apenas tres años, se puede observar un mapamundi en el que están coloreados aquellos países en los que se condena la homosexualidad con distinta severidad, desde 1 mes de prisión, en 8 países, hasta la pena de muerte, en 13 países. 

        En total, son 73 países los que criminalizan de un modo u otro aquellas orientaciones sexuales y comportamientos que no se entienden como apropiados. Estos países están repartidos por todo el mundo. 

       En el continente africano destacan Sudán, Libia, Etiopía y Argelia, mientras que en Asia adquieren  mayor protagonismo Afganistán, Irán, Irak, Kuwait, Pakistán, Siria, Yemen o Emiratos Árabes Unidos. Además, debe tenerse en consideración cómo ciertos países latinoamericanos más cercanos a los ideales occidentales todavía mantienen un ideología anti LGTB, entre los que cabe destacar a Jamaica o Barbados y otros países en Oceanía como Samoa o Kiribati

islam, lgtb, terrorismo, discriminación

Gráfico 1. Criminalización del colectivo LGTB en el mundo. Fuente: ilga.org

        No deja de resultar llamativo que este mapa de criminalización LGTB tiene una correspondencia bastante directa con aquellas zonas geográficas con altos índices de terrorismo yihadista

        En el caso de Oriente Medio es común encontrar regímenes híbridos y fuertemente influenciados por una interpretación radical del islam, como es el caso de Irán o Irak o algunos territorios de Siria o Libia. Así, en muchas ocasiones es el propio gobierno el que criminaliza y persigue estas conductas para preservar el comportamiento de la población civil y evitar así la tan temida “occidentalización”.

        No obstante, no podemos clasificar estos actos como terrorismo de Estado al no presentar una subversión en el orden constitucional. En otras palabras, aquellas sociedades que condenan en su marco legal pertenecer al colectivo LGTB no estarían en un uso ilegítimo de la violencia. Por el contrario, sí sería el caso de aquellas sociedades en las que fuera el propio gobierno quien atacara al colectivo LGTB y éste estuviera protegido por el marco legal del país en cuestión (Estados Occidentales).

        Dicho lo anterior, es posible afirmar que las acciones contra el colectivo LGTB llevadas a cabo por personas no pertenecientes a las instituciones gubernamentales en las sociedades occidentales (como podría ser el caso de Polonia) encajan en la definición de terrorismo anteriormente expuesta, ya que atentan contra el orden establecido

        Sin embargo, los actos que se dan en regímenes híbridos influenciados por una interpretación radical del islam, como Irán o Yemen, persiguen conservar el statu quo permitido por el propio Estado, de manera que no podrían ser conceptualizados en la definición de terrorismo aquí explicada. Esto permitiría establecer un paralelismo con la lapidación de mujeres que cometen adulterio en zonas de Oriente Medio o África, por ejemplo, ya que estas acciones no se realizan con un fin de cambio político.

        Analizados los ataques de más renombre contra el colectivo LGTB, una definición de terrorismo no vinculante a nivel internacional, las interpretaciones radicales del islam, la férrea aplicación de la Sharía, las atrocidades de Dáesh y las prácticas comunes que se dan en más de 70 países contra este colectivo, estas acciones efectuadas contra los derechos del colectivo LGTB adquieren la connotación de “actos terroristas” dependiendo del contexto. No obstante, a pesar de no poder ser considerado “terrorismo” en algunas circunstancias, no quiere decir que no nos encontremos ante posibles violaciones de los Derechos Humanos tan comunes en la práctica de crímenes de lesa humanidad.

                                                                                                                        Daniel González Jiménez – Psicólogo y Analista de Inteligencia

Bibliografía

García, M., y López, D. (2000). Crimen internacional y jurisdicción universal. (pág 134) Valencia, España: Tirant Lo Blanc.

ILGA. (2017). Homofobia de Estado: estudio jurídico mundial sobre la orientación sexual en el derecho: criminalización, protección y reconocimiento. Recuperado de https://www.refworld.org.es/docid/5b3526b45.html

Mapa mundial de la homofobia: 70 países criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo. (20 de marzo de 2019). CNN. Recuperado de https://cnnespanol.cnn.com/2019/03/20/mapa-mundial-de-la-homofobia-70-paises-criminalizan-las-relaciones-entre-personas-del-mismo-sexo/

Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia. (2019). Informe de incidentes de odio motivados por LGTBfobia en 2019 en la Comunidad de Madrid. Recuperado de https://contraelodio.org/wp/informe/

Portilla. G. (2001). Terrorismo de Estado: Los Grupos Antiterroristas de Liberación Nacional (G.A.L.), Arroyo L.A y Berdugo .I Homenaje al Dr. Marino Barbero Santos, in memorian, Volumen II, (pág 504) Salamanca, España: Universidad de Castilla La Mancha, y de la Universidad de Salamanca.

Salam, R. (5 de julio de 2020). La Homosexualidad en el Islam. El Distrito. Recuperado de https://www.eldistrito.es/opinion/la-homosexualidad-en-el-islam-por-raad-salam/

Tomic, V. (2019). The Polish authorities must take action to eliminate hate speech by politicians and other public figures and ensure the rights to freedom of assembly and expression for LGBTI members of society. Recuperado de http://assembly.coe.int/nw/xml/XRef/Xref-XML2HTML-en.asp?fileid=28231&lang=en

Zaffiro, M. C. (2016). Tratamiento del terrorismo en las Naciones Unidas. Recuperado de http://www.iri.edu.ar/wp-content/uploads/2016/07/bo_syd_13_zaffiro.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *